jueves, 13 de junio de 2013

Jukat - vaca roja - sopa roja


En esta parashá se describe el ritual incomprensible de la vaca roja, mediante el cual es posible purificar a quien ha sido contaminado por el contacto con un cadáver, e impurifica a quien está puro.


"Di a los hijos de Israel que tomen en tu nombre una vaca toda roja, que no tenga defecto" (Números / Bamidbar 19:2)


El Rabino Rami Pavlotzky comenta sobre este ritual muy extraño y difícil de comprender: "Si bien han habido diferentes y originales intentos de darle un sentido, tanto racionales como alegóricos, lo cierto es que nuestra perplejidad ante este texto sigue en pie. Nuestros sabios, de bendita memoria, expresaron esta sensación en un hermoso midrash que describe al rey Salomón, el hombre más sabio sobre la faz de la tierra, diciendo que "he trabajado para entender la palabra de Dios y la he entendido toda, con excepción del ritual de la vaca roja" (Bemidvar Raba 19:3)."
 

Hizkuni (Rab Hezekiah Ben Manoah) explica que uno de los própositos de este ritual tan raro de la vaca roja, es desalentar en los dolientes el deseo de aferrarse a los cuerpos de sus seres queridos. Nuestros sabios a través de las generaciones han tratado de diversas formas de ayudarnos a concentrarnos en la vida y no en el mundo que vendrá - a vivir la vida aquí y ahora. Como es tan dificil purificarse, debemos acercarnos a la vida y alejarnos de los cuerpos sin vida.

A continuación. el texto relata la muerte de Miriam, a partir de la cual el pueblo se queda sin la fuente de agua en el desierto, representada por el pozo de Miriam.

"Y llegó toda la congregación de los hijos de Israel al desierto de Zin ... y allí murió Miriam … Y no hubo agua para la congregacón" (Bamidbar-Números 20:1-2)


En la receta de esta semana, quisimos ofrecer una fuente de purificación y sanación, uniendo el colorado de la vaca con el agua de Miriam; con la infaltable presencia de los morrones de la tesis de Iael en el desierto de Zin. El resultado es una sopa facilísima, con pocos ingredientes, para tomar tanto en el verano del norte como en el invierno del sur.

Y para hacerla más divertida, le agregamos unos rulos de oliva y albahaca para dedicarsela a una compañera de la vida: la sabia Mafalda!


Hace un año: Arroz multicolor con calabaza, semillas y especies  del desierto de Zin, Sde Boker


Hace dos años: Caldo vegetariano con kneidalaj a la oliva - recordando a Miriam y su pozo de agua

Sopa roja de tomate y morrones


Calentar en una olla profunda
2 cucharadas aceite oliva virgen extra

Agregar y saltear hasta que estén transparentes
1 cebolla picada

Agregar
500 gr morrones asados pelados
1 taza pulpa de tomate
4 tazas de agua
2 dientes de ajo picados
Sal
Pimienta

Llevar a hervor y cocinar tapado 15 minutos


Procesar o licuar (teniendo cuidado de no quemarse con la sopa caliente)


Servir caliente o fría, con hojas de albahaca y aceite de oliva virgen extra.



Para asar los morrones

Prender el grill del horno
Cubrir una asadera con papel aluminio
Poner 3 – 4 morrones sobre la asadera y asar bajo el grill dando vuelta cada 5 – 10 minutos, hasta que toda la piel quede bien quemada.
Enfriar en la misma asadera cubiertos por el papel aluminio.
Pelar los morrones y retirar las semillas, guardando el jugo para usarlo en la sopa.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario