miércoles, 24 de diciembre de 2014

Vaigash - zapallitos con ricota


En la parashá de la semana pasada leimos como Iaacov envía cosas ricas desde Canaán a Egipto. Y esta semana es Iosef quien envía carretas llenas de comida desde Egipto a Canaán:
Y a su padre envió lo siguiente: diez asnos cargados de lo mejor de Egipto, y diez asnas cargadas de trigo y pan y otros alimentos para su padre en el camino. (Bereshit / Génesis 45:23)
La semana pasada teníamos los ingredientes de la receta bien detallados, pero esta semana tenemos que usar nuestra imaginación. ¿Qué había en esas carretas?  ¿Qué son esos alimentos? Más adelante el texto bíblico nos da una pista cuando los israelitas, ya en el desierto, rememoran la comida que tenían en Egipto (Bamidbar / Números 11:5-6). Uno de ellos son los kishuim קישואים   palabra que en hebreo moderno se usa para designar a los zapallitos o zucchinis.

En la cena de shabat de esta semana hicimos unos zapallitos rellenos de ricota y verduras.  El comentario de la comensal vegetariana fue "tienen pinta de revista", así que nos parece que vale la pena compartir la receta.


Comentarios y recetas de años anteriores:
Galletas crocantes de semillas  - hermanos bien unidos
Triángulos de espinaca y queso de cabra - ganaderos o pastores de ganado?
Chips de pan de pita con hierbas - no pelearse en el camino




Zapallitos rellenos de ricota

4 – 6 porciones

Calentar el horno a 180ºC

Lavar bien para sacar la tierra, cortar al medio y ahuecar los zapallitos usando una cucharita (puede ser una cucharita de hacer bolitas). 
Cuidar de no romper la cáscara.
Reservar la pulpa.
  • 6 zapallitos de tronco (o zucchinis)


Poner las cáscaras de los zapallitos en una fuente de vidrio. Tapar y cocinar en el microondas 6 minutos.
O también se pueden cocinar en agua hirviendo por 1 minuto.
Retirar las cáscaras de los zapallitos y enfriar dados vuelta.

Relleno:
Picar en el procesador y reservar
  • La pulpa de los zapallitos (y si se rompió alguno la cáscara)


Saltear en una sartén grande
  • 1 cebolla blanca o 2 cebollas de verdeo picadas
  • 2 cucharadas aceite oliva

Agregar
  • La pulpa de los zapallitos picada

Cocinar a fuego fuerte y destapado  5 – 10 minutos hasta que la verdura esté cocida y se haya consumido el líquido de los zapallitos.
Agregar y mezclar bien
  • 3 huevos batidos
  • ½ taza perejil picado
  • ½ taza queso dambo, fontina o gouda rallado
  • 1 taza ricota firme rallada gruesa
  • 1 taza de acelga cocida picada (se puede sustituir por espinaca o hojas de remolacha)
  • Pimienta


Poner las cáscaras de los zapallitos ya pre-cocidas en una fuente de horno y rellenar los zapallitos con esta mezcla.  Poner una buena cantidad en cada uno. El relleno deber ser una mezcla firme que mantiene su forma y así permite poner bastante en cada zapallito.

Espolvorear con
  • 3 cucharadas de queso parmesano rallado


Hornear en horno fuerte (180ºC) 20 – 25 minutos, hasta dorar.
Se pueden servir calientes o tibios.
Se pueden hacer con anticipación y re-calentar antes de servir.


jueves, 18 de diciembre de 2014

Miketz - postre helado con pistachos

Esta semana leemos el segundo relato de la historia de Iosef quien, luego de interpretar exitosamente los sueños del Faraón, pasa a ser un personaje importante en el reino de Egipto. A Iosef le va bien en su nueva tierra.  En época de hambruna en Canaán, sus hermanos (que años atrás lo vendieron a mercaderes) viajan a Egipto en busca de comida. Hacen un primer viaje donde reciben alimentos de Iosef y luego, al recrudecer la hambruna, no tienen otra opción que volver Egipto.
"Y les dijo Israel, su padre: Ya que ha de ser así, haced esto: tomad de lo mejor del país en vuestras vasijas, y llevad al hombre un presente: un poco de bálsamo y un poco de miel, cera y mirra, pistachos [botnim] y almendras" (Bereshit / Génesis 43:11)
Todos estos productos eran comunes en la tierra de Israel, pero raros en Egipto. 
El pistacho es originario de Persia y muy usado en la cocina del Medio Oriente. Es uno de los pocos frutos secos que se mencionan por su nombre (botnim) en la biblia. En el hebreo moderno se usa “botnim” para designar a los maníes (originarios de América del Sur y que, por lo tanto, no son “bíblicos”) y la palabra árabe  فستق  “fistuquim” para los pistachos.

Como muchas veces en la vida, las cosas van y vienen. Israel envía “botnim” a Egipto y ahora recibimos “fistuquim” de nuestros hermanos árabes.
Postre decorado con menta de la huerta de Alicia


Comentarios y recetas de años anteriores:
Ensalada verde con pistachos


Postre helado de pistachos y frutos secos
 Adaptado de Double Portion. Los pistachos que usé ya venían tostados y salados, y un toque de sal queda muy bueno. Los frutos secos se pueden sustituir por lo que tengan a mano o más les guste. A la receta original le agregué dátiles ya que la miel en la época bíblica se hacía de los dátiles. 

En una olla chica mezclar:
  • ¼ taza agua
  • ¼ taza azúcar
  • 3 cucharadas de miel

Llevar a hervor y hervir por un minuto.

En un bols, batir hasta que estén espumosas:
  • 2 claras

Agregar a las claras el almíbar caliente, de a poco, y siempre batiendo.  
Batir por 4 minutos hasta formar un merengue bien firme.

Incorporar al merengue
  • ½ taza almendras fileteadas o picadas tostadas
  • ½ taza pistachos picados tostados
  • ¼ taza dátiles picados

 En el bols donde batimos el merengue, batir hasta que formen picos suaves (medio punto chantilly)
  • 1 taza crema doble

Incorporar la crema batida al merengue con los frutos secos.

Poner en una budinera y llevar al congelador por lo menos 4 horas.


jueves, 11 de diciembre de 2014

Vaieshev - ensalada israelí en bendita memoria de Gil Marks





La parashá de esta semana, Vaieshev, relata los múltiples sueños de Iosef. Primero en la casa de sus padres y luego en el cautiverio de Egipto, encontrando significado e inspiración en cada uno de ellos.

Esta semana falleció Gil Marks, rabino, historiador y chef. Lo conocimos a través de su maravillosa Enciclopedia de Comida Judía (Encyclopedia of Jewish Food) y su libro de cocina Olive Trees and Honey.  La enciclopedia nos acompaña cada vez que tenemos alguna pregunta sobre las recetas y los comentarios que ponemos en el blog cada semana.  Como comenta el Rabino Meir Soloveichik Gil Marks fue no sólo un excelente chef sino también un estudioso de los textos bíblicos que sabía que no es posible comprender al judaísmo sin estudiar la comida judía.


Varias de las recetas y las enseñanzas de Gil Marks ya están en el blog:
Gil Marks no solo nos ha regalado recetas sino que, al igual que Iosef, nos acompaña cada vez que buscamos significado e inspiración en recetas, como si fueran sueños con aromas, sabores y texturas sagradas.
 Esta semana agregamos una receta más en su honor y bendita memoria.


Recordando a Gil Marks (artículo en el Tablet) y lo pueden escuchar en este podcast.

En español, artículo en TuMeser.








Comentarios y recetas anteriores sobre esta parashá:
  1. Ensalada de berenjena de Iael - los hermanos sean unidos
  2. Bouef bourguignon kasher - del copero del Faraón
  3. Jalá de chocolate - primeros panaderos egipcios





Ensalada israelí de Gil Marks
Esta ensalada varía en sus ingredientes de lugar en lugar. Cada comunidad judía en el Medio Oriente tiene su versión.  Lo característico de esta ensalada es que todos los ingredientes se tienen que cortar en cubos bien chiquitos (0.5 cm) – todos del mismo tamaño. Yo no tengo tanta paciencia y entonces me queda con cubitos más grandes - es la versión de Punta Gorda.

Cortar en cubos bien chicos
  • 2 pepinos
  • 4 tomates
  • 4 cebollas de verdeo

Mezclar con
  • ¼ taza aceite oliva virgen extra
  • Jugo de medio limón
  • 3 cucharadas de perejil picado, orégano, o za’atar
  • Sal y pimenta


Servir en seguida para que las verduras queden crocantes y los tomates no pierdan su sabor.


jueves, 4 de diciembre de 2014

Vaishlaj - carne al vino tinto

La lectura de esta semana es difícil y conflictiva: incluye imágenes violentas (peleas, luchas, violación, venganzas). Pero, si resistimos la lectura casi hasta el final de la parashá, nos encontramos con una imagen de sanación: los dos hermanos que pelearon, lucharon y se robaron, están juntos en el entierro de su padre:
"Y expiró Isaac y murió, y fue reunido con su pueblo, viejo y harto de días; y lo sepultaron sus hijos Esaú y Jacob."  (Bereshit / Génesis 35:29)
Cuando muere un ser querido, podemos encontrar diversas formas de honrar, homenajear y mantener presente su memoria en nuestras vidas. Una de ellas es recordar las comidas compartidas en momentos de alegría y celebración. A Isaac le gustaba mucho la carne que cazaba y preparaba Esav. No parece muy difícil imaginar a los hermanos, reunidos alrededor de una mesa, homenajeando a su padre Isaac con un buen plato de carne.



Comentarios y recetas de años anteriores:
Ensalada de zanahoria marroquí - de Bosmat
Cazuela de carne - reglas de kashrut


Carne al vino tinto con chauchas
Esta receta incluye las chauchas de la canasta orgánica de la semana pasada que todavía no habíamos usado, junto con ingredientes que siempre tenemos en casa: cebollas, ajo, vino tinto y pimentón ahumado. No da mucho trabajo, se puede re-calentar y congelar.

4 porciones

Calentar bien una olla de hierro o de fondo grueso y agregar
  • 3 cucharadas aceite oliva virgen extra

Dorar (no poner muchos cubos de carne al mismo tiempo para evitar que baje la temperatura de la olla y la carne quede hervida en lugar de dorada – hacerlo en varias veces)
  • 1 kg de pulpa de carne cortada en cubos de 5 cm 

Retirar y reservar en una fuente.
En la misma olla dorar
  • 1 cebolla picada chico

Agregar
  • 1 taza de vino tinto

Llevar a hervor y revolver bien con cuchara de madera
Agregar
  • 2 dientes de ajo picados
  • 4 tomates pelados y cortados en cubos (o 1 lata de tomates)
  • 1 taza de agua
  • 2 cucharitas de pimentón dulce ahumado
  • 1 hoja de laurel
  • 500 gr chauchas verdes en trozos de 5 cm
  • Pimienta negra recién molida
  • Sal

Llevar a hervor y cocinar tapado a fuego bajo hasta que la carne esté bien tierna (2 – 3 horas, dependiendo del corte de carne que se haya usado).
Servir acompañado de arroz, papas, couscous, quinoa o pasta espolvoreado con 
  • Perejil picado

jueves, 27 de noviembre de 2014

Vaietzé - duda'im - pastel con arroz aromático

Esta semana es muy prolífica para la familia de los patriarcas: en esta parashá nacen 12 hijos de Iaakov con 4 madres: Reuben, Simón, Levi, Yehuda, Isajar, Zebulún y Dina (hijos de Leá); Dan y Naftalí (hijos de Bilah); Gad y Asher (hijos de Zilpah); y José  (hijo de Raquel). Son 12 porque incluimos a Dina - la única mujer. En general, cuando se mencionan los 12 hijos de Iaakov, se incluye a Benjamín (que va a nacer en la próxima parashá) y se olvida a Dina -  pero aquí la contamos!

En el novelón de esta semana, en medio de todos estos nacimientos, romances, infertilidad y celos encontramos la referencia a las mandrágoras (duda'im en hebreo, mandrakes en inglés):
"Y fue Rubén, en los días de la siega de los trigos, y halló mandrágoras en el campo, y las trajo a su madre, Leá. Entonces dijo Raquel a Leá: Te ruego me des de las mandrágoras de tu hijo.  Mas ella le respondió: ¿Es poco el haberte tú llevado a mi marido, que quieres llevarte también las mandrágoras de mi hijo? Y dijo Raquel: Por esto se acostará contigo esta noche, a trueque de las mandrágoras de tu hijo. Y volvió Jacob del campo por la tarde, y salió Leá a su encuentro y le dijo: A mí vendrás; que ciertamente te alquilé por las mandrágoras de mi hijo. Y se acostó con ella aquella noche" (Bereshit / Génesis 30: 14-16)
Rashi comenta que los duda'im son un tipo de planta aromática que en árabe le llaman jazmín. La receta de esta semana se inspira en la idea del libro "Eating the Bible" que usa un tipo de arroz llamado "arroz jazmín".  En el mundo existen varios tipos de arroces aromáticos como el arroz jazmín de Tailandia, el arroz Bazmati de la India y en Uruguay el arroz Urumati que es espectacular con un aroma delicioso. Junto a los primeros zucchini de la temporada que llegaron en la canasta de productos orgánicos, preparamos este pastel gratinado.

Años anteriores:

Ensalada de papas con queso de cabra - para celebrar pactos en hebreo y arameo
Ensalada de tomates y tejina - del Neguev
Ensalada griega - con queso de cabra





Pastel de arroz aromático, zucchini, queso y tomate
Adaptado de Smitten Kitchen.  La receta original usa arroz jazmín que lo sustituimos por el arroz uruguayo Urumati que es sumamente aromático. 

Prender el horno a 200°C

Cortar en rodajas finas
  • 2 zucchini medianos  (750 gr)
  • 2 tomates chicos (250 gr)

En dos asaderas de horno cubrir con papel anti-adherente o placa de silicona y  rociar con aceite de oliva virgen extra.
Poner las rodajas de zucchini en una asadera  y las de tomate en la otra.
Espolvorear con
  • Pimienta negra molida
  • Gotas de aceite oliva virgen extra

Hornear en horno fuerte hasta dorar.

Mientras se cocinan las verduras, preparar el arroz
En una olla mediana calentar
  • 2 cucharadas aceite oliva virgen extra

Agregar
  • 1 cebolla picada fina

Saltear hasta que la cebolla apenas se dore.
Agregar
  • 3 dientes de ajo picados
  • ½ taza arroz Urumati

Revolver un par de veces hasta que el ajo se dore un poco y los granos de arroz se cubran de aceite.
Agregar – con mucho cuidado para no quemarse con el vapor
  • 1 taza agua

Llevar a hervor, tapar y cocinar sobre fuego bajo por 7 minutos.  Apagar la hornalla y dejar tapado hasta el momento de usar.

Para armar el pastel
Agregar a la olla con el arroz cocido
  • ½ taza de hierbas frescas (perejil, albahaca, tomillo, salvia)
  • 1 taza de queso fresco rallado grueso (Fontina, Gouda)
  • 2 huevos batidos

Mezclar bien

Poner la mitad de la mezcla del arroz en una fuente aceitada.
Cubrir con la mitad de los zucchini.
Cubrir con el resto del arroz.
Cubrir con el resto de los zucchini.
Tapar con las rodajas de tomate asadas.
Espolvorear con
  • 2 – 3 cucharadas queso parmesano rallado


Hornear por 15 – 20 minutos hasta dorar.




jueves, 20 de noviembre de 2014

Toldot - dip pelirrojo

Esav, el hermano mellizo pelirrojo, cazador, amante de la buena mesa: ¿villano o héroe? Esa fue la pregunta que nos planteó Uriel Romano el domingo pasado en una de las sesiones del primer Limud.Uy  y como parte de la jornada de estudio mundial que este año tuvo el tema “Héroes, villanos, santos y tontos: el pueblo en la Biblia”. 

En general los comentaristas bíblicos como Rashi lo muestran a Esav como un villano, revoltoso, idólatra y hasta asesino. Pero hay también quienes lo ven de otra forma y el comentario del Rab Jeremy Gordon nos invita a mirar un poco en los detalles. 

 Y Rebeca tomo las hermosas  ropas de su hijo mayor Esaú, que tenía con ella en casa, y vistió a Jacob, su hijo menor.  (Bereshit / Génesis 27:15)
¿Para qué Esav tenía ropa tan elegante si era un cazador? Los sabios nos explican: cuando Esav visitaba a su padre, para honrarlo, se vestía con sus mejores ropas, como la realeza. Raban Shimon Ben Gamliel (Bereshit Raba 65:16) pone a Esav como ejemplo de cómo honrar a nuestros padres.

¡Con elegancia y por supuesto, también con una buena comida!


 

Años anteriores:

Salata de lentejas - en lugar del guiso de lentejas de Esav
Carne Afro-Americana para Shabat - carne como la que sabía preparar Esav
Guiso de Lentejas  -  para convidar a los hermanos




Dip de Lentejas y Morrones asados
Es dífícil escaparse de incluir una receta con lentejas en esta parte de la Torá.  Fantástico ingrediente, la lenteja, con la cual podemos hacer muchísimas comidas.  Esta semana probamos este dip hecho con lentejas peladas de color anaranjado. No lleva queso, así que es ideal para servir de aperitivo en un asado,  cuando tenemos invitados veganos, o alérgicos a la lactosa.

Cocinar las lentejas - poner en una olla:

  • 1/2 taza lentejas peladas
  • 1 taza agua
Llevar a hervor y cocinar tapado a fuego bajo por 15 minutos, hasta que las lentejas absorben toda el agua y quedan blandas (pero no desechas). Dejar enfriar un poco.

Mientras se cocinan las lentejas asar el morrón en el grill, en el horno, en la parrilla o en un tostador sobre la llama de la cocina.

  • 1 morrón rojo asado

Tostarlo bien hasta que la piel quede negra por todos lados.  Poner el morrón quemado adentro de una bolsa, cerrarla y dejar enfriar.
Luego que se enfrió, pelar el morrón descartando la piel quemada y las semillas.

En un procesador (o mortero) procesar bien:
  • las lentejas cocidas
  • el morrón asado, cortado en cubos
  • 2 dientes de ajo picados
  • 1/2 cucharita de sal (o a gusto)
  • 1 cucharita de pimienta negra molida
  • 1/2 cucharita paprika ahumada
  • 1 cucharita comino molido
Poner en un bols, rociar con aceite de oliva y servir con palitos de zanahoria, pepino, tostaditas.



jueves, 13 de noviembre de 2014

Jaié Sara - en honor a Keturá - dátiles y especias

En esta parashá nos despedimos del patriarca Abraham.  Luego que muere Sara y que casa a su hijo Isaac con Rebeca,
Y volvió Abraham a tomar mujer, y su nombre fue Keturá (Bereshit / Génesis 25:1)
Así vive Abraham sus últimos años hasta que muere acompañado de sus hijos Itzjak e Ishmael
Y lo sepultaron Isaac e Ismael, sus hijos,  (Bereshit / Génesis 25:9)
No tenemos mucha información de Keturá, de dónde viene su familia ni su origen. Hay quienes dicen que en realidad Keturá es Hagar (la madre de Ishmael), y es Itzjak quien los vuelve a reunir.  El nombre “keturá” está relacionado con la palabra en hebreo para especies “k’toret” y su descendencia probablemente se dedicara al comercio de especies en la región (Etz Hayim).

De la Keturá bíblica no sabemos mucho, pero sí conocemos bien al Kibutz Keturá – no personalmente (todavía) – pero sí a través de nuestros queridos Iael y Oren. El Kibutz fundado hace 41 años en el sur de Israel, cerca de Eilat, es único por su pluralismo religioso, desarrollo de tecnología verde, su propuesta de educación ambiental y coexistencia a través del AIES y el cultivo de dátiles.

Date palm trees in Kibbutz Ketura
palmeras datileras en el Kibutz Ketura - By Avi1111 dr. avishai teicher  via Wikimedia Commons



 En homenaje a Keturá y su descendencia  - la bíblica y la moderna - preparamos algo dulce con muchos dátiles y especies.


Años anteriores:
Salsa de tomate de Marcella Hazan - en honor de las matriarcas
Mujadra - un plato reconfortante para compartir entre hermanos
Super Torta de Chocolate - cuando necesitamos consuelo


Budín de dátiles, naranja y pecan
Adaptado de Smitten Kitchen

Calentar el horno a 180°C
Aceitar 3 budineras chicas o una mediana

Mezclar y dejar reposar mientras preparamos la masa:
  • 300 gr dátiles sin carozo, picados (pueden ser frescos o secos)
  • 1/3 taza licor de naranja (o jugo de naranja)

En una batidora, batir:
  • 4 cucharadas aceite oliva
  • ½ taza azúcar rubia

Agregar y seguir batiendo
  • 1 huevo grande
  • 1 cucharita extracto de vainilla
  • Ralladura de 2 naranjas

Cernir
  • 2 tazas harina
  • 2 cucharitas polvo de hornear
  • ½ cucharita bicarbonato de soda
  • 1 cucharita canela molida
  • 1 cucharita nuez moscada molida
  • ¼ cucharita sal (la receta original lleva 1 cucharita pero me pareció demasiado)


En la batidora agregar batiendo intercalando los ingredientes secos con
  • Jugo de 3 naranjas (3/4 taza)


Retirar de la batidora y agregar mezclando
  • Los dátiles remojados
  • ¾ taza nueces pecan picadas

 Poner la mezcla en la budinera(s).
Hornear por 25 a 50 minutos, dependiendo del tamaño de la budinera, hasta que cuando la pinchamos con un palito sale limpio.
Enfriar bien antes de cortar y servir.



martes, 21 de octubre de 2014

Noaj - torta de chocolate y vino - si no hay harina no hay Torá


Esta semana leemos una parte muy conocida de la Torá: el relato del arca de Noé. En años anteriores nos concentramos en como se preparó Noaj para sobrevivir al diluvio, que fué lo que comieron en el arca y quien lo acompañó. Este año preguntamos: cuando bajan las aguas del diluvio y Noaj sale del arca, ¿qué es lo que hace?

"Y Noé, hombre de la tierra, plantó viña;  y bebió del vino" (Bereshit / Génesis 9:20 – 21)

Avraham Burg, en su comentario sobre esta parashá en "Very Near to You", nos llama la atención sobre la capacidad que tiene Noaj para hacer cosas: construye el arca, planta vides y hace vino.  Los rabinos de la Mishna dicen: "si no hay harina no hay Torá" - no podemos tener estudio, aprendizaje, cultura sin cubrir las necesidades básicas. Solo después de las acciones de Noaj - la harina - es que puede venir Abraham - y la Torá.

Los últimos días tuvimos a Iael y Oren de visita por Montevideo, acompañados por muchos amigos y muchos festejos con buena comida y por supuesto también con buen vino. Diría Iael "mucho vino" - pues sí, ¡había mucho para festejar!

Torta "tanina"
Así que la receta de esta semana es en honor a Noaj, el primero en plantar una viña y en hacer vino. Una receta con harina, chocolate y buen vino uruguayo.

Lejaim, por la vida!

Años anteriores:
Torta Negra de la Sra de Noé
Arcas maravillosas - Zapallitos rellenos
Risotto para sobrellevar la lluvia


Torta de chocolate y Tannat
Adaptada de Smitten Kitchen (ver al final los cambios que le hice). Hacía tiempo que tenía ganas de probarla y queda muy rica. Muy fácil – se bate todo en el mismo  bols.

Calentar el horno a 200°C
Enmantecar 1 tortera redonda chica (22 cm) o 2 rectangulares de 16 x 11 cm.

Mezclar y cernir
  • 1 taza bien llena (140 gr) de harina
  • ½ taza (40 gr) de cacao amargo (sin azúcar)
  • ¼ cucharita bicarbonato de soda
  • ½ cucharita polvo de hornear
  • ¼ cucharita canela
  • Pizca de sal


En otro bols grande batir
  • 100 gr de manteca

 Agregar a la manteca batiendo después del agregado de cada ingrediente
  • 3/4 taza azúcar rubia
  • 1/4 taza azúcar blanca
  • 2 huevos
  • ¾ taza vino Tannat (puede usarse otro vino tinto)
  • 1 cucharita vainilla


Agregar la mezcla de harina, cacao, etc. Batir hasta mezlcar.

Poner en la tortera y hornear por 25 a 30 minutos.
Servir sola, o acompañada de crema, helado, espolvoreada con azúcar impalpable.

Cambios a la receta original: Usé 2 huevos en lugar de 1 huevo y una yema (no tenía lo que hacer con la clara que me sobraba).  Cambié un poco las proporciones para que fuera más fácil de medir – no tengo cucharita de 1/8!

jueves, 18 de septiembre de 2014

Nitzavim - corazones de alcauciles - No del cielo, sino de la tierra

Esta semana leemos en la Torá dos porciones juntas: Nitzavim y Vaielej. Nosotros elegimos unos versículos de la primera de ellas:
Porque este mandamiento que te ordeno hoy no te es encubierto ni está lejos de ti; no está en el cielo para que digas: "¿Quién subirá por nosotros al cielo y nos lo traerá, y nos hará oírlo para que lo cumplamos'' Ni está más allá del mar para que digas: ¿Quién pasará por nosotros al otro lado del mar y nos lo traerá, y nos hará oírlo para que lo cumplamos? sino que la palabra está muy cerca de ti, en tu boca y en tu corazón, para que la pongas por obra. (Devarim / Deuteronomio 30: 11-14)
Las personas han mirado, desde siempre, hacia el cielo para esperar las palabras de sabiduría e inspiración. Buscan las palabras que surjen desde las nubes, entre relampagos y truenos, y llegan para guiar y dar significado a la vida. Es por eso que el mismo texto de la Torá dice: "ustedes mismos, tu mismo, tu palabra y tu corazón son los que guian tus acciones". La ley está cerca de ti, en tu boca y en tu corazón.

En una época en que la gente busca respuestas en el cielo, cumple ritos y venera leyes y costumbres porque vienen del cielo, la Torá viene a decirnos que la ley y nuestras acciones estan muy cerca. Con inspiración divina y siendo fieles a las enseñanzas y al amor por las palabras milenarias, podemos encontrar en nosotros mismos el motor de nuestra acción.

La palabra y el corazón. Hoy nos inspiramos con los corazones de alcauciles que nos regala la primavera. La primavera llega desde el cielo; los corazones de alcauciles crecen bien en la tierra.


Años anteriores:
Kreplaj de carne - preprándonos para Iom Kipur
Leikaj - compartiendo enseñanzas y recetas
Lengua a la vinagreta - cerca de ti en tu boca


Corazones de alcauciles marinados con hierbas
Adaptado de Ottolenghi y pueden ver el video aquí. Si no están en época de alacuciles frescos se pueden usar corazones de alcauciles congelados o en conserva.  Los alcauciles frescos dan un poco de trabajo de limpiar, pero tienen un gusto tan primaveral que vale la pena el esfuerzo. Especialmente si tenemos una pila de compost donde tirar todas las hojas que hay que sacar hasta llegar al corazón de los alcauciles. 

Para limpiar los alcauciles:
Llenar un bol grande con agua y
  • Jugo de 1 limón

Cortar parte del tronco del alcaucil y pelar la parte que dejamos.
Retirar todas las hojas duras del alcaucil hasta llegar a las hojas más blandas.
Con un cuchillo afilado cortar la parte de arriba (2 – 3 cm)
Cortar el alcaucil a la mitad y con una cucharita sacar el centro que tiene los pelos.
Cortar las mitades en rodajas de medio centímetro.
Poner en el agua con limón para que no se oscurezcan.

Para cocinarlos, poner en una olla:
  • 70 ml de jugo de limón (2 limones)
  • 2 ramitas de tomillo fresco
  • 3 dientes de ajo cortados en rodajas
  • 10 granos de pimienta negra
  • 60 ml aceite de oliva virgen extra
  • 4 cucharadas de agua

Agregar los alcauciles cortados, llevar a hervor y cocinar 25 minutos.
Enfriar.

Remojar por 15 minutos
  • 100 gr trigo bulgur
  • ½ taza agua hirviendo
Mezclar:
  • 200 gr arvejas frescas cocidas (o usar congeladas)
  • El trigo bulgur remojado (se puede sustituir por quinoa)
  • 1 taza de hierbas picadas (mezcla de perejil, menta, eneldo)
  • Los alcauciles cocidos con su salsa

Antes de servir espolvorear con
  • 1 cucharada de granos de pimienta rosada
  • Hojas de albahaca morada (o verde)

jueves, 11 de septiembre de 2014

Ki Tavo - creando santidad - postre de limón y frutillas

Las primicias siempre me gustaron; es probable que sea porque me reencuentro con un sabor que trae consigo el recuerdo de momentos de alegría y satisfacción. Con los años aprendí a reconocer en ellas un encuentro con el sabor de la vida. En especial si son frutillas que llegan en agosto para mi cumpleaños.

El texto de esta semana, nos propone agregarle a este placer una dimensión de santidad y encuentro con lo inmanente:
"Tomarás de las primicias de todos los frutos del suelo, que recogieres de la tierra" (Devarim / Deuteronomio 26:2)
La parashá de esta semana comienza detallando la ofrenda de los primeros frutos de la tierra que se llevaba al Templo. Las palabras de Torá describen con muchos detalles cómo debe hacerse esta ceremonia, cómo se llevan los frutos, incluyendo las palabras de la bendición correspondiente. El año pasado nos inspiramos en las instrucciones de esta ceremonia para una receta con canastas llenas de hierbas y quesos.

Para este año encontramos inspiración en Dr. Bonna Devora Haberman, quién se concentra en nuestro compromiso con las primicias.

postre con flores de manzanilla
Una de las razones para destacar el grado de participación de las personas para crear la santidad, es aumentar nuestra responsabilidad en lo que consideramos sagrado. Más que un factor inmutable, la santidad de nuestra tierra y nuestra vida es responsabilidad nuestra.
Si somos nosotros mismos los que llevamos las primicias, asumimos la responsablilidad y creamos la santidad. No encargamos las Primicias a un Servicio por internet; no pedimos que lo entregue un Delivery o una empresa de Logística. Ponemos de nuestro tiempo, nuestra energía, nuestro cuidado y cariño para tomar las primicias y recogerlas con nuestras propias manos para transformarlas en una ofrenda personal y única.

Este año la receta va con un ejemplo de primeros frutos: las primeras frutillas que aparecen en Montevideo; y las decoramos con flores naturales de manzanilla. Primicias con sabor, color y aroma únicos e intransferibles.

Años anteriores:

  1. Canastas de sueños, hierbas y quesos
  2. Verduras asadas con miel y con pasión
  3. Pollo crujiente  y bendiciones

Postre de frutillas y limón
Esta es una mezcla de la receta de crema de limón de Ottolenghi con las primeras frutillas de estación.  La crema de limón se puede hacer con anticipación y tener guardada en la heladera por varios días.  El postre hay que armarlo antes de servir – las frutillas cortadas hay que comerlas enseguida.
 


Tiempo de preparación: 30 minutos + varias horas en la heladera para enfriar la crema de limón
6 porciones

Crema de limón inglesa (lemon curd) de Yotam Ottolenghi y Sami Tamimi
Poner en una olla chica de fondo grueso:
  • Ralladura de 2 limones
  • 100 ml de jugo de limón (2 – 3 limones)
  • ½ taza (100 gr) azúcar
  • 2 huevos
  • 2 yemas
  • 50 gr manteca

Llevar a fuego bajo y mezclar con un batidor de alambre, revolviendo siempre, hasta que empiece a hervir (se forman unas burbujas grandes).  Hervir por un minuto y sacar del fuego.
Agregar
  • 50 gr manteca cortada en cubos

Mezclar hasta que la manteca se derrita.
Colar la crema en un recipiente o bols.  Cubrir la crema con envoltura de plástico y llevar a la heladera por lo menos por 6 horas.

Armado del postre:
Repartir la crema en 6 copas o fuentes individuales.
Cubrir con
  • 200 gr frutillas cortadas


jueves, 4 de septiembre de 2014

Ki Tetzé - ser compasivo - nidos crocantes de verduras y queso

En estos tiempos en que todavía se estan curando las heridas de la guerra en Israel, leemos la porción semanal de la Torá Ki Tetzé que contiene muchos preceptos marcados por la compasión. El nombre de esta parashá y el texto comienzan "Cuando salieres a la guerra ...", indicando explícitamente que incluso la guerra tiene sus leyes y límites morales que debemos cumplir.


En este marco, encontramos algunos preceptos que vienen a ejemplificar con claridad y sensibilidad como es que debemos actuar para ser fieles imágenes de lo divino:

"Cuando se encontrare algún nido de pájaro delante de ti en el camino, en cualquier árbol o sobre la tierra, con polluelos o huevos, estando la madre echada sobre los polluelos o sobre los huevos, no tomarás a la madre que está con los hijos; ciertamente dejarás ir libre a la madre, y a los hijos podrás tomar para ti (si tienes necesidad de hacerlo), para que te vaya bien y para que prolongues tus días." (Devarim/Deuteronomio,22:9-11)

Nidos de verdura y queso

Durante julio y agosto hemos escuchado acusaciones, defensas, argumentos y apasionados debates alrededor de los actos y consecuencias de atacantes y defensores en tiempo de guerra. En la prensa, en algunos políticos, hemos escuchado injustas acusaciones, a la vez que vimos terribles imágenes de dolor de uno y otro lado del frente de batalla.
En la lectura de esta semana encontramos un mensaje clarísimo: para la tradición judía, las leyes morales de la guerra no son opcionales; son preceptos a cumplir. Aunque se trate de un ave y un polluelo.

Para recordarnos que no solo debemos tener compasión sino que debemos ser compasivos, proponemos incluir en el menú de esta semana Nidos Crocantes de verduras y queso.


Años anteriores:
Torta de chocolate de cumpleaños - tortas del trabajo del hombre
Pan integral con tomates secos y aceitunas - pan, vida y dignidad
Compota de vino dulce - compartiendo con los trabajadores



Nidos crocantes de verduras y queso
Inspirado en Smitten Kitchen

Tiempo de preparación: 30 minutos
Tiempo de cocción: 20 minutos + 5 minutos
Porciones: 20 nidos

Calentar el horno a 230°C

Cortar en tiras bien finitas con rallador, procesador o mandolina:
  • 2 tazas repollo blanco (¼ repollo)
  • 2 tazas de zanahorias (4 zanahorias)
  • ½ taza cebolla de verdeo (4 cebollines)

Poner en un bols grande y mezclar con
  • 2 huevos batidos
  • ¼ taza harina blanca o integral (se pude usar también harina de matzá o harina de arroz)

Aceitar 20 moldes individuales y poner 1 cucharada de las verduras por molde dándole forma de nido.

Rociar cada nido con aceite de oliva virgen extra.

Hornear en horno fuerte hasta que estén dorados - 20 minutos. (en este momento se pueden guardar en la heladera por hasta 3 días para luego seguir con la receta)

Poner en cada nido
  • 1 pedacito de queso provloone, dambo, fontina, brie (100 gr en total)

Hornear otros 5 minutos hasta que el queso se derrita.

Servir caliente o tibio.

y aquí los pasos en fotos:

la mezcla de las verduras cortadas bien finitas

nidos en los moldes prontos para ir al horno

nidos prontos crocantes - listos para rellenar con el queso

jueves, 28 de agosto de 2014

Shoftim - hacer las cosas bien - curry de calabaza

Estudiando la parashá de esta semana (la cual se refiere principalmente a los jueces y sus leyes), nos llamó la atención este versículo:

"No ofrecerás en sacrificio al Eterno, buey o cordero que tenga defecto o cualquier imperfección, porque abominación es eso para el Eterno" (Devarim / Deuteronomio 17:1)

No encontramos muchos comentarios sobre esta prohibición, en especial teniendo en cuenta que en la época moderna los sacrificios animales se han sustituido por otros rituales, más civilizados y menos primitivos. No parece muy relevante prestar tanta atención a los defectos o imperfecciones de los animales que se sacrificaban en el Templo en Jerusalem. Lo que no dice este versículo, pero lo sabemos de otros textos bíblicos, es que la carne de los sacrificios era la carne que consumían quienes traían las ofrendas. Es decir, asegurarse de utilizar los mejores ingredientes, resultaba en una buena comida.

Consejo que sigue siendo muy válido. No hay receta que valga si no prestamos atención a la calidad de los ingredientes: cómo fueron producidos, de dónde vienen, cómo los conservaron, etc.

De igual forma, en nuestra vida cotidiana, familiar y laboral debemos comportarnos sin defecto e imperfección si queremos que el resultado no sea abominable. Demos de nosotros mismos lo que tenga menos imperfección y defectos, para que el resultado sea el más agradable.

Para la receta de esta semana elegimos un curry usando ingredientes sin “defecto o cualquier imperfección” de la canasta de productos orgánicos que nos llega a casa cada semana.

Años anteriores
Manzanas asadas con nueces - Etz Jaim que da frutos
Postre de manzana - cada persona es un árbol
Carpaccio de frutos - frutos de árboles de diversas tradiciones



Curry de calabaza
Adaptada de PurOrganico

“Curry” es una forma de llamar comidas que tienen diversas verduras, condimentadas con varias especies usadas en las cocinas asiáticas, del este y suresteasiático y que se sirven con arroz. Algo como un guiso o ensopado de los "otros" Orientales.  Las verduras a usar se pueden sustituir por lo que tengamos a mano o lo que más nos guste (coliflor, arvejas, brocoli, chauchas).


4 porciones

Calentar:
1 cucharada de aceite

Agregar y freír hasta que esté transparente.
1 cebolla picada bien chiquita

Agregar y freír hasta que se sienta el aroma (cuidar de no quemar):
2 dientes de ajo picados
1 cucharada de jengibre fresco rallado
1 cucharada de curry en polvo

Agregar, llevar a hervor y cocinar 20 minutos:
4 cucharadas de lentejas peladas
½ calabacín chico pelado y picado en cubos
2 papas, peladas y picadas en cubos
2 zanahorias, peladas y picadas en cubos
2 puerros picados
1 chile picado
1 - 2 tazas caldo de verduras casero o agua
Sal

Agregar y cocinar otros 10 minutos:
200 ml leche de coco

Servir con
Arroz blanco
Cilantro picado




jueves, 14 de agosto de 2014

Tu Be'Av - la fiesta del amor y del chocolate - taller de cocina en la NCI

Esta semana fue Tu Be'Av, el 15 del mes de Av, fiesta de los enamorados en el calendario hebreo, y festejamos cocinando y probando distintas recetas con chocolate.

Torta de chocolate rosada: sin harina, manteca ni aceite, pero con un ingrediente "secreto" para darle un color y textura especial.

Crocante de chocolate: trozos de chocolate mezclados con los frutos secos que más les gustan y con un toque especial de sal dorada.

Cráter de chocolate: sin harina, para servir frío, tibio o caliente, acompañado de crema, helado o frutillas.

Salsa de chocolate: instantánea para cubrir galletitias, tortas, helado, lo que venga!

A todos los que nos acompañaron, ¡muchas gracias!  y para  los que no pudieron llegar aquí están las recetas y las fotos paso a paso.


jueves, 31 de julio de 2014

Devarim - espinacas con huevo a dos tiempos

Esta semana comenzamos la lectura de la parashá que lleva el nombre del último libro de la Torá: Devarim (traducido palabras)
"Alimento compraréis de ellos por dinero y comeréis" (Devarim / Deuteronomio 2:6)

Es difícil imaginar a unos jasidim discutiendo sobre comida y dietas, pero eso es lo que parece el comentario que realiza Mevasser Tsedek (1798) sobre este versículo.

La palabra usada en hebreo para "comprar" en este caso es "tishberu" - romperán.  El Maggid Dov Baer decía que esta frase significa que cuando comemos mucho y con muchas ganas (ese deseo abrumador), debemos "romperlo" y parar de comer.  Pero M. Tsedek no está de acuerdo.  Hace uso del artilugio de la guematria (el sistema que asigna números a las letras del alfabeto hebreo) para demostrar lo contrario.  La palabra alimento - ojel en hebreo es númericamente (57)  idéntica a dos de los nombres Divinos (IHVH, EL).  Al alimentarnos es como si estuvieramos acercándonos a la Divinidad, elevando las chispas de santidad que están en la comida.  Por lo tanto estamos obligados a comer.

¡Nosotros nos sentimos muy identificados con este segundo jasid! Alimentarnos es conectarnos con el orígen de la vida.

Para disfrutar de una deliciosa comida y sin romper la dieta, sugerimos estas espinacas con huevos al horno para una cena de entre semana. Espinaca es baja en calorias y el huevo nos conecta con la creación.


Años anteriores:
Comidas típicas, repetidas: Pascualina
Caldo de carne con fideitos
Bruschettas de tomate con aceitve oliva virgen extra Barnea




Espinacas a dos tiempos
Cocinando por separado la clara y la yema de los huevos permite tener una clara bien cocida y una yema blandita que al pincharla se mezcla con la espinaca y queda deliciosa.


Tiempo de preparación: 30 minutos
Tiempo de cocción: 15 minutos + 5 minutos
Porciones: 3


Prender el horno y calentar a 200°C


En una sartén chica calentar:
  • 2 cucharadas aceite oliva virgen extra

Saltear 5 minutos, hasta dorar:
  • 1 cebolla mediana picada
  • 2 puerros chicos picados

En un bols grande mezclar:
  • 500 gr de espinacas cocidas y bien escurridas (se puede sustituir por hojas de acelga, remolacha)
  • las cebollas salteadas
  • ½ taza queso parmesano rallado
  • ½ taza perejil picado
  • Pimienta negra molida
  • Nuez moscada molida

Poner la mezcla en una asadera de horno y con dos cucharitas hacer 6 hoyos medianos.


De a uno romper
  • 6 huevos



Separar la clara de la yema. 


Guardar la yemas en las cáscaras, apoyándolas sobre papel de cocina.












En cada hoyo poner una de las claras.
Hornear 15 minutos.








Luego que las claras se cocinaron, poner sobre cada una, una yema.


Llevar al horno otros 5 minutos más.


Espolvorear con sal del Mar Muerto Mediterra (Mediterránea con ajo)
¡Gracias Iael!


Opcional: Servir con un buen pan integral para mojar en la yema blandita.