lunes, 30 de mayo de 2011

Naso

En esta parashá se encuentran las leyes del Nazir (que voluntariamente acepta una serie de restricciones) y concluye con la descripción de los sacrificios que trae cada tribu a la inauguración del Mishkan (el altar sagrado).

Las formas de acercarse a la santidad del Nazir y de los príncipes de las tribus son bien distintas.  Una es simple, ascética, llena de privaciones. La otra está llena de lujo y ostentación. Y a pesar de las diferencias, encontramos dentro de las ofrendas al Mishkan elementos en común. Uno de ellos es la ofrenda de harina con aceite, que se repite tanto para el Nazir (Números 6:15) como para los príncipes (Números 7:13). Hay muchos comentarios sobre como esta parashá nos muestra que diversidad de formas de acercarnos a Dios, de hacer cosas en comunidad, de construir judaísmo.  Podemos tener mucho o poco, hacer las cosas muy sencillas o muy elaboradas, pero todos tenemos la posibilidad de contribuir.
 
El texto dice que la canasta del Nazir incluye “matzot con aceite”. Esto me hizo acordar de esta receta de Mark Bittman del New York Times. Muy sencillas y muy ricas.     

Matzot de Aceite de Oliva

Calentar el horno bien caliente.

Poner en un procesador:
2 tazas harina
½ cucharita sal
⅓ taza aceite oliva

Con el procesador andando agregar hasta que forme una bola de masa uniforme
½ taza agua

Repartir en 12 pedazos.
Estirar redondeles no parejos pero bien finitos (15 a 20 cm de diámetro).
Hornear en asadera sin aceitar por 3-4 minutos o hasta que queden doradas.
Dar vuelta y hornear un minuto más.

Opcional:
Decorar con sal gruesa, semillas de sésamo, hierbas antes de hornear.

lunes, 23 de mayo de 2011

Bamidbar

Ziv Sherzer, BGU

Esta semana comenzamos un nuevo libro, BaMidbar – En el Desierto. En español se le llama Números  por el primer censo de los Israelitas después de dejar Egipto. 

El nombre en hebreo me gusta más - “en el desierto”, que nos recuerda los pasos que tenemos que dar para llegar de la liberación de Egipto a la libertad en la entrega de la Torá en Shavuot (en las próximas  semanas).


Por eso para esta semana elegí una receta de un libro editado por estudiantes del "Jacob Blaustein Institutes for Desert Research" de la Universidad de Ben Gurion (¡regalo de Iael!). El instituto está en Sde Boker, en el desierto del Neguev y se dedica a la ciencia de zonas áridas. El libro incluye recetas de estudiantes de 18 nacionalidades diferentes, desde Argentina a Etiopía, de Inglaterra a Jordania. Las recetas, sus historias y la hermosa fotografía reflejan la buena onda, cooperación internacional y corexistencia de este diverso grupo de estudiantes - todos dedicados a hacer de los desiertos del mundo un lugar mejor.



Hummus hecho en casa
Adaptado de Lee Recht, Israel, en “A Taste of Sede Boqer. Recipes from students of the Jacob Blaustein Institutes for Desert Research Ben-Gurion University of the Negev."

La noche anterior: Lavar varias veces hasta que el agua salga clara
2 tazas de garbanzos

Remojar los garbanzos durante 12 horas con
2 cucharitas bicarbonato de sodio

Al día siguiente lavar los garbanzos y volver a re mojar por 1 a 3 horas (opcional)
Lavar de nuevo los garbanzos y cocinar hasta que estén bien blandos (1 a 1, 5 hora) con: 
1 cucharita comino
½ cta. Bicarbonato de sodio

Una vez bien blandos, colar los garbanzos y guardar el agua
Poner los garbanzos en un procesador mientras están todavía tibios y moler durante 5 minutos. Si está demasiado espeso agregar un poco del agua de cocción
Dejar reposar unos minutos

Agregar y procesar un poco más
2/3 taza tahine (pasta de sésamo) de buena calidad
Jugo de 2 limones chicos
1 cucharita de sal

Guardar en la heladera.
Antes de servir agregar 
2 dientes de ajo molidos
½ cucharita comino molido.

Servir decorado con 
aceite de oliva, tahine diluido, perejil, pimentón.

martes, 17 de mayo de 2011

Bejukotai

Empezar algo (esto de descubrir una receta para cada Parashat HaShavua), terminado algo (el libro de Levítico) no parece tener sentido, pero aquí estoy, por algo hay que empezar.

Bejukotai - la última parashá del libro de Levítico, donde se concluye con promesas y amenazas. Si Israel obedece estas leyes, Dios traerá paz y prosperidad a la tierra y sus habitantes. Pero si Israel no respeta los mandamientos, se precipitará el desastre, el hambre, la devastación, el exilio. Estas son las opciones del pueblo.

Una de las imágenes son las mujeres horneando el pan que no alcanza para calmar el hambre (Levítico 26:26). Por eso la receta de esta semana es la de la jalá. La jalá de shabat, simple, sencilla, que adorna nuestra mesa cada semana. No la necesitamos para calmar el hambre - tenemos la suerte de tener la mesa llena. Pero esto no fue ni es siempre así. El Rabino D. T. Hoffman explica que el tema central de Levítico es tener la capacidad de transformar objetos simples, ordinarios, en algo especial, sagrado.
Así nos pasa cada shabat, el simple pan, se transforma en "jalá".

Esta receta es de Iael. La recibió en la escuela Integral cuando estaba preparando su bat-mitzvá y desde entonces es "nuestra jalá".

Remojar por 10 minutos hasta que formen burbujas:
2 ctas de levadura instantánea o un pancito de levadura fresca
2 ctas de azúcar
1/3 taza de agua tibia

Mezclar y agregar a la mezcla con la levadura
3 cdas de azúcar
½ cta de sal
2 cdas (1/8 taza) de aceite
1/3 taza de agua
1 huevo

Agregar
3 tazas de harina

Mezclar y amasar hasta que se forme una masa homogénea y elástica

Poner en un bols grande aceitado y dejar tapado (puede ser dentro de una bolsa grande) en la heladera hasta el día siguiente (o dejar leudar en lugar tibio hasta que duplique el tamaño, unas 2 horas).

Luego de leudado, amasar para sacar el aire. Opcional: agregar pasas de uva.

Dar forma. Opciones:
Dividir en 3 partes y trenzar.
Hacer un bollo entero (para Rosh Hashaná)
Formar las iniciales de alguien que cumple años.

Poner en asadera aceitada. Dejar leudar tapados con repasador, en lugar tibio 45 min.

Pintar. 
 1 huevo batido con pizca de sal.

Decorar Semillas de sésamo, amapola, sésamo negro.

Hornear en horno medio 150ºC 25 minutos.