lunes, 28 de noviembre de 2011

Vaietzé

En la parashá de esta semana vemos las cualidades de nuestro patriarca Iaakov como cabañero –criador y mejorador de ganado. Como pago por su trabajo, Laban le da a Iaakov ovejas y cabras con manchas, rayas y lunares, que Iaakov cría y transforma en un gran rebaño.

Cabras y ovejas en el desierto; me hizo acordar a los “iaelim” (íbice, cabra montés autóctonos del Neguev) vecinos (y tocayos) que visitan a Iael en su casa en Sdé Boker. No tienen manchas ni rayas, así que deben ser de los que le quedaron a Laban. Las cabras con manchas son las que crían en sus rebaños los beduinos para usar su leche, queso, lana – las de Iaakov?

Entre sueño y sueño, entre ángeles y soñadores, elegimos la concreta y sabrosa realidad del alimento y el abrigo que nos dan las cabras domesticadas, aunque sean manchadas o rayadas. Las cabras silvestres solo precisan que no las molestemos para poder seguir su vida lisamente y sin manchas!

Ensalada griega
4 porciones
Lavar y cortar en cubos chicos (o a la mitad si se usan tomates cherry)

5 tomates maduros ó 500 gr tomates cherry

Lavar, pelar (opcional) y cortar en cubos chicos
1 pepino

Desmenuzar

100 gr queso cabra
Mezclar las verduras con el queso.


Agregar

20 aceitunas negras (tipo griegas)
1 cucharita orégano seco
2 – 3 cucharadas aceite de oliva
Pimienta negra a gusto.

Dejar reposar fuera de la heladera por unos 10 minutos antes de servir acompañada de un buen pan (opcional).

martes, 22 de noviembre de 2011

Toldot


Esta semana la Torá presenta un drama familiar que gira en torno a la comida. El alimento como fuente de vida, amor y sustento, pero también como motor de placer, poder y satisfacción inmediata.

El texto relata el embarazo de Rivka e Itzjak, el nacimiento y crianza de sus hijos mellizos Iaacov y Esav, y nos describe la transacción en la cual Itzjak compra la primogenitura a su hermano Esav por un plato de lentejas.

Como en todo drama familiar que se precie de tal, la culpa siempre la tienen los padres: Itzjak prefería y amaba a “Esav diestro cazador, hombre del campo” mientras que Rivka favorecía a “Iaacov, hombre íntegro, que habitaba en tiendas” (Bereshit 25:27-28). Esav es presentado con las características tradicionales masculinas mientras que Iaacov está asociado a las femeninas.

Continúa relatando: “Y cocinó Iaacov un guisado; y vino Esav del campo y (estaba) cansado.” Iaacov seduce a su hermano con el guiso de lentejas y Esav contesta:”He aquí que yo voy en camino de la muerte, y ¿para qué me sirve la primogenitura?” (Bereshit 25:29-32).

Comenta el Rabino Soloveitchik que Esav está desesperadamente cansado y hambriento, no solo por el esfuerzo de la caza sino porque no tiene fé para encontrar significado a su vida en tiempos difíciles. No le encuentra sentido a la vida y la inevitabilidad de la muerte. O puede ser que la persona que tiene hambre pierde la capacidad de ocuparse de pactos y obligaciones espirituales?

Pero lo más perturbador de este episodio es por qué Iaacov le pone un precio al plato de comida, en vez de actuar como se espera de un hermano, dándole a Esav el alimento que precisa.

Para que nunca nos falte un rico y caliente plato para convidar a nuestros hermanos, elegimos para esta semana una receta con el fruto de una de las primeras legumbres cultivadas en el Cercano Oriente, y base de la receta diaria: un guiso de lentejas.

Guiso de lentejas
6 porciones
Se puede congelar
Mientras preparamos las verduras, lavar y poner a remojar en agua hirviendo
500 gr lentejas
Saltear en una olla grande
1 cebolla o 2 cebollas de verdeo, picadas
2 ramas de apio picado (opcional)
1 morrón rojo picado
2 dientes de ajo picados
3 cucharadas aceite de oliva

Agregar
Las lentejas (escurridas)
2 tazas pulpa de tomate
1 cucharita pimentón dulce
1 cucharita orégano seco
1 cucharita tomillo seco
½ cucharita pimienta de cayena
Agua hasta cubrir las lentejas

Cocinar tapado a fuego bajo, 30 minutos.

Agregar
4 zanahorias cortadas en cubos chicos (1/2 cm)
Sal, pimienta

Cocinar por otros 20 minutos, hasta que las lentejas y las zanahorias estén blandas.

Antes de servir agregar
2 cucharadas perejil picado
Servir acompañado de queso parmesano rallado.


martes, 8 de noviembre de 2011

Jaié Sara

La lectura de esta semana relata la muerte de Sarah y Abraham, pero a la vez nos relata varios episodios de sanación. Es la primera Parashá donde no ocurren hechos violentos y se habla de consuelo.
En el encuentro de Isaac con Rivka leemos:
"Y la trajo Isaac a la tienda de Sarah, su madre y tomó a Rebeca, y ella fue para él esposa, y la amó, y se consoló Isaac después (de la muerte) de su madre." (Bereshit 24:67)
Abraham vuelve a encontrar el amor y más hijos con Keturá. Cuenta el midrash que este es otro nombre de Hagar, con quien logra reconciliarse al final de la vida.
Y finalmente, con la muerte de Abraham leemos "Y lo sepultaron Isaac e Ismael, sus hijos" (Bereshit 25:9) Estos mismos hijos que casi encuentran la muerte en manos de su padre y llegan juntos para abrazarse en ese momento de dolor y reconciliación.

Estas imágenes de consuelo, nos invitan a acompañar con una buena torta de chocolate; el fiel compañero para esos momentos en que precisamos una caricia para el alma, desde adentro!

Esta receta es del Haaretz, muy buena, y con la ventaja de no llevar ni harina, ni manteca - puro chocolate, mmmm!

Nota para la dieta tradicional:
Que no lleve harina y manteca es adecuado para recetas PARVE y también para PESAJ y celíacos.



Super Torta de Chocolate

Calentar el horno a 170°C

Batir hasta que estén firmes pero no duras, en un bols grande.

4 claras
100 gr (1/2 taza) de azúcar
En otro bols, derretir al baño maría
300 gr chocolate de buena calidad (amargo o semi-amargo)

Agregar al chocolate, batiendo bien. No importa si se hacen grumos.

4 yemas

Agregar las claras batidas a la mezcla con chocolate y mezclar bien.

Poner en una tortera de 28 cm diámetro. Hornear 20 minutos. No tiene que quedar seca del todo (probando con un escarbadiente van a quedar migas pegadas).

Antes de servir, espolvorear con
Azúcar impalpable

Servir tibia o temperatura ambiente sola o acompañada de frutas frescas (frutillas, frutos rojos) o helado de vainilla.



lunes, 7 de noviembre de 2011

Vaiera

El midrash cuenta que la carpa de Abraham y Sarah estaba abierta a los cuatro lados para facilitarles la tarea de brindar hospitalidad. Es así que reciben a los tres hombres que los visitan: Abraham les alcanza agua para lavarse y luego los convidan con pan, mientras preparan carne de ternero con queso y leche.
Musaka Rabínica
Las recetas de este blog respetan los lineamientos de kashrut desarrollados por nuestros rabinos siguiendo las leyes que recibimos en Sinai. No incluyen ingredientes que no estén permitidos, ni mezclan carne con leche.

La excepción es la receta de esta semana, que incluye una versión Biblíca (con la que Abraham agasaja a los ángeles) y la versión Rabínica (luego que recibimos la ley en el Monte Sinai).


Cuenta el midrash que en el momento de la revelación en el Sinai, los ángeles protestaban contra la entrega de la Torá al pueblo de Israel ya que consideraban que inevitablemente la iban a violar. Dios los silencia y les recuerda que ellos mismos mezclaron leche con carne en la mesa de Abraham.
La tradición nos enseña a discutir y aprender constantemente, pero nadie tiene la autoridad de ser policía de lo que hace el otro (aunque algunos se la autoadjudiquen).

Mini Musaka Bíblica - Rabínica
Cantidad para 3 ángeles

Lavar y cortar en rodajas de 1cm.
Poner en una asadera aceitada y pintar con aceite de oliva.
Hornear en horno fuerte hasta que estén blandas y doraditas.

500 gr berenjena (1 mediana)
Aceite de oliva
Para la salsa de tomate:
Picar  y saltear en olla o sartén grande, hasta que estén transparentes.


1 cebolla chica
2 cucharadas aceite oliva


Agregar

Versión Bíblica
200 gr. Carne cordero picada

Versión Rabínica
200 gr hongos frescos picados
25 gr hongos secos, hidratados en agua caliente por 15 minutos y luego escurridos y picados

Agregar y cocinar a fuego bajo hasta que espese (10 minutos)
1 diente ajo molido
1 lata (300 ml) tomate entero o cubos
¼ taza kétchup
¼ cucharita orégano seco
¼ cucharita canela


Rallar, picar o procesar

1 taza (150 gr) queso Dambo, Fontina o similar
2 cucharadas perejil

En una fuente armar la musaka:
1 capa de berenjenas
1 capa salsa tomate
1 capa queso
Repetir las 3 capas


Cubrir con
2 cucharadas queso parmesano rallado

Hornear a 200ºC por 20 minutos hasta que esté dorada.
Se puede congelar.



martes, 1 de noviembre de 2011

Lej Lejá - ensalada de la tierra - para recorrerla

La lectura de esta semana, es conocida por su inicio: Lej-Lejá..."Vete de tu tierra nativa y familia hacia la tierra que te mostraré" (Bereshit 12:1).
Abram, en un acto de fé, deja todo y se encamina hacia lo desconocido.

Pero más adelante encontramos la conexión personal de Abram con la tierra prometida:
"recorre la tierra a su largo y a su ancho" (Bereshit 13:17)
La identidad se construye en el encuentro íntimo con cada piedra, planta y tradición.

En esta página los invitamos a identificarnos y hacer nuestro cada aroma, cada gusto, cada color que nos propone la mesa familiar (y la tradición). Esta semana nos encontramos con los aromas de la tierra: la frescura de la menta y el cilantro, la ternura del trigo, y la suavidad de pinos y olivos. Es nuestra forma de recorrer y hacer nuestra la tierra.
Lo mismo le dijo su profesor a Iael al llegar a Sde-Boker. Antes de empezar a planificar los estudios, los cursos a tomar, debía tomarse el tiempo de recorrer, pasear, conocer la tierra. Y así Ia nos mostró el mapa que se compró, especial para recorrer los alrededores.

Ensalada de la tierra
Receta de la mamá de Lihi (amiga de Iael)
Para cocinar el bulgur seguir las instrucciones del paquete (cambia de acuerdo a cada marca)

Picar no muy chico
1 taza perejil
1 taza menta fresca
1 taza cilantro fresco

Agregar
1 taza bulgur ya cocido (se puede sustituir por quinoa)
½ taza pasas de arándanos
½ taza piñones tostados

Condimentar con
Jugo de 1 limón
4 cucharadas de aceite de oliva
Sal
Pimienta