miércoles, 28 de octubre de 2015

Vaiera - Ensalada de kale - saludablemente justa

Esta semana nos reencontramos con la lectura semanal de Parashat Vaiera, y con Abraham sentado en la abertura de su carpa dando la bienvenida y agasajando a los visitantes. Estos desconocidos traen con ellos la buena nueva: Sarah y Abraham seran padres de un hijo que se transformará en un pueblo. Es en ese momento que leemos:
"Porque le he elegido [a Abraham] para que pueda instruir a sus hijos y a su casa después de él, a fin de que guarden el camino del Eterno haciendo lo que es justo [Tzedaká] y recto [Mishpat]; para que realice el Eterno sobre Abraham lo que le prometió"    (Bereshit / Génesis 18:19)
Nuestro amigo Noam Zion, en su libro Tzedakah as the Defining Social Marker of Jewish Identity (Noam ZionZion Holiday Publications, 2013), explica que este texto es lo que define la misión del patriarca Abraham como fundador de una gran nación.
"Para Maimónides tzedaka es la característica que da orígen al pueblo judío desde el primer judío, Abraham. ¿Pero cual es la imagen esencial del multifacético Abraham? Aquí, el Abraham de Maimónides, no es ni Avram, el destructor de ídolos hijo de un vendedor de ídolos; ni tampoco el obediente seguidor del mandamiento “vete de tu tierra, y de tu madre patria y de la casa de tu padre, hacia la tierra que te mostraré"; ni el padre obediente en la akedá (el sacrificio de Isaac) dispuesto a sacrificar a su hijo.  Por el contrario, en el mandamiento de tzedaká seguimos el modelo de nuestro ancestro Abraham que practica justicia hacia todos y que exige a Dios juzgar a todos los pueblos con imparcialidad.
Pero este modelo no se hereda (no es genético), sino que se aprende.  Lo que debe hacer Abraham es educar generación tras generación para que guarden el camino del Eterno haciendo lo que es justo [Tzedaká]  y recto [Mishpat].   Esto es lo que define a los hijos de Abraham" (N. Zion Vol 1 Tzedka Triology)
Y en esa busqueda constante de buscar lo justo y recto, también en nuestra comida diaria y las recetas que utilizamos, Helen encontró esta ensalada de kale en el recetario de Hazon, organización que trabaja para construir una comunidad más saludable y sostenible.  El kale vino en la canasta de productos orgánicos de esta semana. Cocinar con productos saludables, de agricultores que reciben un precio justo por su trabajo, es un intento de seguir el camino que nos enseña nuestro patriarca Abraham.


Ensalada de kale
Kale es una especie de col rizado que se puede usar crudo en ensaladas o cocido sustituyendo espinaca o acelga.  Esta receta lo "cocina" un poco usando sal y jugo de limón para ablandar las hojas.  En esta receta se puede sustituir el kale por espinaca tierna o rúcula.

4 porciones

Lavar y secar

  • 1 manojo de hojas de kale (aprox. 300 g)
Retirarles los tallos gruesos. No importa si las hojas se rompen.

Espolvorearlas con

  • Sal 
  • Jugo de medio limón, 

y masajearlas por un par de minutos hasta que se ablandan un poco.
Mezclar

  • 3 cucharadas aceite oliva virgen extra
  • 1 – 2 dientes de ajo triturados
  • Pimienta negra molida
Agregar a las hojas de kale y mezclar bien.

Agregados opcionales

  • 3 cucharadas de semillas de zapallo o girasol tostadas
  • 3 cucharadas pasas de uva
  • Lascas de queso parmesano