lunes, 25 de junio de 2012

Jukat - multicolor de arroz, calabaza, semillas, especies


Wadi Zin  -   Foto: Ianai Silberstein
Esta semana leemos:

"Y llegó toda la congregación de los hijos de Israel al desierto de Zin … y allí murió Miriam … Y no hubo agua para la congregación"  
(Bamidbar-Números 20:1-2)

Cuenta el midrash que "el pozo de Miriam" nos acompañó durante los años del desierto. En la Torá aparece asociada a la bendición del agua. Con su muerte la congregación la extraña; y también al agua.

No sabemos exactamente donde está enterrada Miriam - no tenemos monumentos que nos marquen su tumba. Lo que tenemos es un hilo de agua - Nahal Zin - que recorre parte del Neguev, muy visitado por los amantes del desierto.

No es coincidencia que en ese lugar está ahora el campus Sde Boker de la Universidad de Ben Gurion (BGU) donde estudiantes de todas partes del mundo colaboran para encontrar soluciones a la falta de agua. Seguramente inspirados por Miriam, quien vive entre ellos y los acompaña gota a gota.

Los estudiantes de Sde Boker no solo estudian: cultivan frutas y verduras, las cocinan y crean sus propias recetas. Así como ellos editaron sus recetas en un hermoso libro, nosotros compartimos una de ellas por colorida y deliciosa.



Hace un año: Caldo vegetariano con kneidalaj de oliva

Arroz con calabaza, semillas y especies
Adaptado de Lee Recht, en “A Taste of Sede Boqer. Recipes from students of the Jacob Blaustein Institutes for Desert Research Ben-Gurion University of the Negev."

Poner en una asadera de horno
½ calabaza cortada en cubos
Agregar y mezclar bien
2 cucharadas aceite oliva
Tomillo fresco
Romero fresco
Sal
Pimienta
Hornear en horno fuerte 30 minutos hasta que esté blanda y dorada.

En una olla saltear hasta sentir el aroma de las especies
2 cucharadas aceite oliva
1 palito de canela
4 semillas de cardamomo

Agregar y saltear por 2 minutos

1 taza de arroz integral
Agregar
2 tazas de agua
Cocinar parcialmente tapado por 45 minutos hasta que el arroz está cocido. Retirar las especies.

En un sartén, o en el horno (cuidando que no se quemen), tostar
½ taza semillas de girasol
Para servir:
Mezclar la calabaza con el arroz y salpicar las semillas por arriba.


martes, 19 de junio de 2012

Koraj - kugel con almendras

En la Torá las almendras aparecen citadas en varios momentos: Yaacov las envía como regalo a Egipto (Bereshit 43:11), en la descripción de la Menorá (Éxodo 25:33-34), y esta semana en la vara de Aarón que brota y da almendras (Bamidbar 17:23).
Luego que la tierra se traga a Koraj y sus seguidores (por cuestionar la autoridad de Moshé y Aarón), Dios usa un método dramático para mostrar quien es elegido como líder. Moshé toma una vara de cada uno de los 12 jefes de las tribus, las cuales son depositadas en el Tabernáculo. La vara del hombre elegido será la que brote. 
Y sucedió que al día siguiente entró Moisés en la tienda del testimonio, y he aquí que había florecido la vara de Aarón, la de la casa de Leví, y dio flor y dio brotes y dio almendras. (Bamidbar 17:23)

Rabbi Michal Shekel comenta sobre la palabra usada para describir los brotes de almendra en esta parashá: “vayatsets tzitz”. Esto nos lleva al final de la parashá de la semana pasada, que finaliza con la mitzvá de tzitzit (el mandamiento de atarlos en los extremos de las ropas de cuatro puntas) para recordarnos que somos sagrados ante el Creador. Cada judío individual y el Alto Sacerdote usan símbolos similares de santidad. Los tzitzit brotan de nuestras vestiduras como brotes de almendros.Al principio de la parashá, Koraj declara que toda la comunidad es sagrada y Moisés le reclama que será el Creador quien decida quién es sagrado. En realidad Koraj protesta por lo que ya tiene. Si hubiera prestado atención a la parashá anterior, habría entendido que todos tenemos el potencial de ser elegidos.
Para que recuerden cumplir todas mis mitzvot y ser kedoshim. (Bamidbar 15:40)
Los tzitzit son un recordatorio de lo que somos y el potencial que tenemos: Somos como brotes de almendro !!

Y esta semana lo recordamos con una rica combinación de flores, brotes y almendras.

Hace un año: Mermelada de frutilla


Kugel de Coliflor con Almendras
Adaptado de Epicurious 
8 porciones

Cocinar en agua hirviendo 10 minutos:
1 cabeza de coliflor (750 gr.) cortada en flores chicas (8 tazas)


Colar y pisar con una puretera o con un tenedor.

Picar o procesar
1/2 taza perejil
1/2 taza eneldo

Saltear por 5 minutos hasta dorar:
3 puerros (partes blanca y verde) cortados en rodajitas (4 tazas) 
3 cucharadas aceite oliva

Agregar los puerros al puré de coliflor, mezclar y agregar mezclando bien: 
3 huevos grandes
6 cucharadas harina de matzá o pan rallado
2 cucharadas del perejil y eneldo picados (reservar el resto)
1 cucharadita sal
Pimienta a gusto


Agregar a las hierbas picadas: 
1/2 taza almendras tostadas picadas

Armar el kugel:
Aceitar una fuente de horno grande (30 x 40 cm)
Poner la mezcla de coliflor y puerros en la fuente.
Cubrir con la mezcla de almendras y hierbas.
Rociar con 2 cucharadas aceite oliva

Hornear a 200ºC 30 – 35 minutos hasta dorar.
Dejar descansar fuera del horno 10 minutos antes de servir.
Se puede hacer con anticipación y recalentar.



viernes, 15 de junio de 2012

Shlaj Lejá - bagels de Montreal


En el capítulo 15 de esta parashá, encontramos la mitzvá de separar jalá (que no debe ser confundida con la jalá de shabat). Es la ofrenda de la primera masa, cuando hacemos cualquier tipo de pan. 
presentaréis a Adonai una ofrenda de la primer masa, a través de las generaciones.(Bamidbar 15:21)
Esta ofrenda es dferente a las ofrendas de las primicias o de los primeros animales. Representa la capacidad humana de mezclar varios ingredientes para hacer algo nuevo, diferente de cualquiera de sus componentes (según Etz Hayim). Hacer pan tiene mucho de milagroso - mezclamos ingredientes muy simples: harina, agua, levadura, algo de azúcar, sal y aceite - amasamos, le agregamos un poco de paciencia y todo eso se transforma en una masa que al salir del horno nos reconforta a través de los sentidos: aroma, gusto, vista, tacto. Reconocemos y agradecemos esta capacidad que tenemos de hacer algo tan especial con la brajá de jalá (ver texto abajo). 
 
Bagels con sésamo blanco, integral, negro y amapola
En la tradición judía encontramos muchos tipos de panes. Algo que muchas veces me preguntan mis amigos no judíos es "porqué en Montevideo no hay bagels?" Se refieren a los bagels típicos de Nueva York o Montreal, que se sirven con queso crema y salmón. No sé la respuesta, pero es muy divertido hacerlos en casa. Nada complicado y muy ricos.

Si tienen alguna respuesta (o les quedan ricos los bagels!) nos alegraría recibir un comentario de ustedes en el blog!

El año pasado: Jalá con Miel

Bagels de Montreal


12 bagels medianos
En un recipiente grande mezclar hasta obtener una masa firme.


1¼ taza agua
4½ taza (600 gr) harina 00
3 cucharadas (40 gr)  azúcar
1 1/2 cucharita ( 9gr) sal
2 cucharadas (30 ml) aceite
1 cucharada (10 gr) levadura seca


Amasar enérgicamente por unos 7 minutos hasta que quede una masa suave. Se puede amasar en el procesador, de a  3-4 partes (para no recargar la máquina). 
Poner en un recipiente grande aceitado dentro de una bolsa de nylon o cubierto con film.
Poner en la heladera para leudar, de 12 – 24 horas. (Opcional: Dejar leudar 2 horas temperatura ambiente.)

Al otro día o luego de leudado.
Poner a hervir una olla con
4 litros de agua
1¼ taza miel


Cortar la masa leudada en 10 pedazos.
Hacer de cada pedazo un rollo largo de unos 20 centímetros, unir las puntas del rollo muy firmemente (sino se abren al cocina) formando círculos. O hacer un bollo, aplastar y hacer un agujero en el medio para formar un anillo.

Dejar descansar los anillos de masa sobre una bandeja con papel manteca enharinada, tapados, por 15 minutos.

Cocinar los anillos de masa en el agua hirviendo (2 – 3 por vez). Deben hervir un minuto de cada lado.
Sacarlos con una espumadera y poner sobre una placa de horno aceitada.


Mientras los bagels están todavía mojados, espolvorearlos con
Sal gruesa
Semillas de sésamo, amapola, girasol, etc.

Hornear a 250°C 17 – 20 minutos, hasta dorar.



Servir tibios, o dejar enfriar y tostar antes de servir.
Se pueden congelar: luego de enfriar, cortar a la mitad, y poner en una bolsa o recipiente para congelador.  Antes de servir, calentarlos en la tostadora o en el horno. Quedan muy buenos!



Brajá para separar jalá

Luego de amasar y antes de formar el pan, toma en tu mano un pedacito de masa (del tamaño de una aceituna) y luego dices con mucha intención: 


Baruj Ata Adonai Eloheinu Melej haolam asher kidshanu bemitzvotav vetzivanu lehafrish jala min haisa

Bendito tú Adonai, Dios nuestro Rey del Universo, que nos santificaste con tus (mandamientos) preceptos, y nos prescribiste (mandaste) separar la jalá (de la masa).


Retira el pedacito de masa:
Harei, zu, jala.
¡Ésta es la jalá!


Pon la jalá en un trozo de papel aluminio y quémalo en el horno o en la hornalla de la cocina.

miércoles, 6 de junio de 2012

Beahalotjá - sopa de ajos y cebollas

Peter Kaminsky, es autor de varios libros de cocina junto a famosos chefs (como Francis Mallman). En su nuevo libro sobre inteligencia culinaria (Culinary Intelligence: The Art of Eating Healthy (and Really Well)) describe como perdió 20 kilos (sin volver a engordarlos), pensando más - y no menos – en comida.  La idea es pensar antes de comer; elegir buenos ingredientes, conocer cómo funcionan los sabores y tomarse el trabajo de cocinar.

En la parashá de esta semana, el pueblo de Israel piensa mucho en comida: la comida que recuerdan que tenían en Egipto; la comida que tienen ahora pero que no les satisface ("no hay nada, no tenemos ante nuestra vista sino este maná"); la carne que extrañan (¿quién nos dará de comer carne?). Tanto protestan que finalmente reciben carne, enormes cantidades de codornices, que terminan por enfermar a todos. Nos encontramos con un pueblo protestón, sin paciencia, y con poca inteligencia culinaria.

La receta de esta semana está inspirada en los ingredientes mencionados esta semana en Bamidbar 11:5 (puerros, cebollas, ajo)  y en una deliciosa sopa que tomamos en Lisboa, típica del Alentejo, que se prepara con muy poca cosa: agua, ajo, sal, pan, hierbas y algún huevo.

Sopa de Alentejo en "As Velhas", Lisboa

Hace un año:  Sopa milagrosa/maravillosa de gallina

Sopa de ajos, puerro y cebollas 
Inspirada en la Sopa Alentejana del restaurante “As Velhas”, Lisboa (donde nos recibieron con tanto cariño, que nos hicieron sentir en casa)
4 porciones

Lavar bien (para sacar toda la tierra) y cortar en rodajas finas. Usar la parte blanca y verde.
1 puerro
2 cebollas de verdeo
5 ajos de verdeo
5 dientes de ajo
Sopa Heleneana, Montevideo

Calentar en una olla mediana
2 cucharadas de aceite de oliva

Saltear por 5 minutos las verduras

Agregar
6 taza de agua
½ cucharita sal gruesa

Cocinar a hervor suave 15 minutos.

Al servir agregar
1 cucharada de cilantro (o perejil) picado

Opcional:
En cada plato servir con una tostada y un huevo poché.