miércoles, 31 de octubre de 2012

Vaiera - dip para recibir ángeles

Hace un año recibimos en casa a un grupo de compañeros de trabajo de IDRC. Tras participar toda la semana en una conferencia internacional en Buenos Aires, llegamos a Montevideo el domingo para continuar el lunes con reuniones en la oficina. Al planificar las actividades (sabiendo que íbamos a estar cansados de comida de hotel) sugerí, para el domingo de noche, una cena “casera” en nuestra casa. Antes de salir de viaje dejé varias cosas preparadas en el freezer, delegué otras y así nos organizamos para una buena cena.  Al ver la mesa llena de comida y sabiendo que la semana anterior no había estado en casa, escuché preguntar “¿como hizo para preparar todo esto?” y la respuesta de Heloise (Sudafricana casada con un judío) no se hizo esperar: “es una casa judía – saben recibir invitados”.

Esta tradición de hospitalidad comienza en la parashá de esta semana cuando Abraham recibe la visita inesperada de tres desconocidos y les brinda comida y bebida. 
Y tomó queso blanco, leche y el becerro que preparó, y (lo) puso delante de ellos; y él quedó de pie, junto a ellos, debajo del árbol, y comieron    (Bereshit / Génesis 18:8)
Estos desconocidos son tres ángeles que inmediatamente después les dan a Abraham y Sara la buena noticia de que serán padres.

Para recibir invitados esta sugerencia de un dip de queso con ingredientes muy fácilmente podemos tener siempre a mano para esos huéspedes inesperados, en especial si no podemos mandar "al mozo" a preparar el asado como lo hizo Abraham!
Y hacia las vacas corrió Abraham, y tomó un becerro tierno y bueno y lo dio al mozo, que se apresuró a prepararlo. (Bereshit / Génesis 18:7)

Hace un año: Musaka Rabínica

Dip de queso y huevo

 Se puede usar cualquier tipo de queso blanco, y también sustituir el yogurt por leche.
La receta lleva mayonesa, pero si no tienen (como me pasó cuando fui a hacer la receta para la foto), se puede omitir y agregar sal, pimienta.
La clave de este dip es la combinación de huevo y cebolla - me hace acordar a la ensalada de shabat de nuestras abuelas de huevo y cebolla picaditos.

Mezclar
100 gr. queso blanco, requesón
100 ml yogurt natural (o cantidad necesaria para lograr consistencia suave)
1 cucharada cebolla rallada
¼ taza mayonesa
2 cucharadas Ketchup
1 huevo duro rallado

Ideas para acompañamientos:

  • ·        Palitos de zanahoria, pepino, apio, morrones de diferentes colores, broccoli, coliflor
  • ·        Chips de pan de pita con hierbas
  • ·        Chips de tortillas
  • ·        Tostaditas de pan de flauta


miércoles, 24 de octubre de 2012

Lej Lejá - Mousse de chocolate para el alma y oliva para la paz

Esta Parashá nos cuenta el nacimiento de nuestra familia: los hijos de Abraham. La historia familiar comienza con el drama de la esterilidad de Sarah, quien le pide al patriarca que tome a su acompañante Hagar para que los bendiga con descendencia. De esta unión nace Ishmael, primogénito de Abraham. En la misma parashá encontramos el milagro que le permite concebir a Sarah y el nacimiento de Isaac.

Este relato nos une en una misma familia a los hijos de Israel con los hijos de Ishmael, de quienes descienden los árabes de hoy en día.
Y en cuanto a Ismael, he oído (tu súplica): He aquí que lo he bendecido y le haré fructificar y lo multiplicaré en gran manera: doce príncipes engendrará y de él haré una gran nación.  (Bereshit 17:20)
Y mi alianza estableceré con Isaac que Sarah parirá para ti en este tiempo determinado, el año próximo.  (Bereshit 17:21)
Esta semana leímos el Editorial del Semanario Hebreo con preocupación y tristeza, sobre otra escalada más del conflicto entre algunos grupos extremistas judíos con sus vecinos en la Margen Occidental del Jordán (Cisjordania), donde se estima que hay 10 millones de olivos. Hace más de una semana comenzó la época de la cosecha y los campos en los que lucen estos antiguos árboles, estan de fiesta.
Pero hay también quienes quieren arruinarla. En algunas zonas de especial fricción, los palestinos denunciaron que elementos extremistas entre los colonos les atacaron durante la cosecha, robaron la producción e inclusive arrancaron olivares de raíz.  (Artículo completo en:  Ana Jerosolimksy "La Guerra de los Olivos" )

Si bien la leyenda del nacimiento de ambas naciones, es dramático y conflictivo desde un inicio, nos resistimos a eternizarlo en nuestro tiempo. Por eso, proponemos un rico postre con chocolate para el alma y mucho aceite de oliva, para la paz!!

Hace un año:Ensalada de la tierra - para recorrerla


Mousse de chocolate a la oliva

El agregado de aceite de oliva a este mousse le da una textura y sabor especiales. Usar aceite de oliva extra virgen, con baja acidez, y preferentemente un aceite procesado cerca de donde vivimos. El aceite de oliva es un "exprimido de fruta" y como tal es mejor cuanto menos tiempo pasó entre su procesado y consumo.

Huevos: esta receta usa huevos frescos sin cocinar lo que requiere tener especial cuidado. Mantener los huevos en la heladera hasta el momento de usar. Lavarlos antes de romperlos para evitar que cualquier suciedad caiga en el merengue. Mantener el mousse siempre en la heladera y servir justo antes de comer. Esta receta no es apropiada para una mesa buffet donde corre el riesgo de estar a temperatura ambiente.

Derretir a baño maría o en microondas en potencia media, cuidando de no calentar mucho el chocolate
200 grs. Chocolate amargo de buena calidad
Batir a nieve hasta que formen picos firmes, incorporando de a poco el azúcar y reservar.6 claras
5 cucharadas azúcar
Al chocolate ya derretido agregar batiendo:6 yemas
6 cucharadas (90 ml) aceite de oliva Picual
2 cucharadas (30 ml) de licor a gusto (Cointreau, Tía María, menta)
Incorporar la mezcla del chocolate a las claras a nieve.

Repartir en 10 recipientes chicos.

Enfriar por lo menos 12 horas y servir bien frío.






domingo, 21 de octubre de 2012

Taller 22 de octubre

¿Como llegamos desde una lectura de la Torá a una receta? ¿Cual es el proceso y cuales son las estrategias? ¿Como nos liberamos del pánico semanal al pensar QUE VAMOS A COMENTAR y QUE VAMOS A COCINAR ?

El Taller de Cocina incluye tres recetas (entrada, plato y postre) para las cuales compartimos los comentarios de las Porciones de Torá Noaj(Noé), Lej-Lejá(Vete hacia ti) y Jaie Sarah(La vida de Sarah).

Nos acompañan las estrategias tradicionales del Midrash:
1. Buscamos las omisiones
2. Prestamos atención a las repeticiones del texto
3. Aprendemos del contexto
4. Nos enfocamos en los personajes
5 Miramos más allá del texto
                                                                    y mucho más!!!

Los esperamos mañana lunes 22 de octubre a las 19:30hs en Bait Jadash, vamos a divertirnos cocinando y estudiando Torá.



miércoles, 17 de octubre de 2012

Noaj - Zapallitos rellenos



El relato del Diluvio siempre nos despierta emociones conflictivas. Comienza con la descripción de la logística previa a la destrucción, la construcción del arca y la selección de las parejas que se salvaran. Seguido del largo navegar y espera mientras la vida es borrada de la faz de la tierra. Y por último el desenlace donde se sientan las bases naturales y morales para un nuevo orden universal.

El comentario del Etz Chayim, hace referencia al midrash Bereshit Rabá, según el cual Noaj se resistía a descender del arca porque temía que sus descendientes volvieran a corromper el mundo y trajeran sobre sí mismos otra destrucción; y solo lo hace cuando se le ordena y se le promete que no volverá a suceder:
“Y dijo el Eterno para sí: No volveré más a maldecir la tierra por causa del hombre; pues el impulso del corazón del hombre es malo desde su mocedad; y no tornaré más a herir a todo ser vivo, como hice.” (Bereshit 8:21)
“Mientras duren los días de la tierra,
siembra y siega,
frío y calor,
verano e invierno,
día y noche,
no cesarán.”         (Bereshit 8:22)
Primero se disculpa con la tierra, luego profetiza en forma poética que esto no volverá a suceder, y solamente después bendice a Noaj y su familia con descendencia.
El temor de Noaj no era infundado, pero la Torá le dá un consuelo: el hombre no es malo de nacimiento; solo desde la responsabilidad de la adolescencia podemos hablar de malos o buenos. Es por eso que para la tradición los niños pueden ser obedientes o desobedientes y la responsabilidad moral comienza desde la Bar/Bat Mitzvah. En palabras simples: no hay que temer Noaj; protejalos y dedíquese a educar!


En honor a Noaj y su maravillosa arca, compartimos esta receta familiar de zapallitos rellenos. La cáscara de los zapallitos, como el arca, protege el relleno y juntos se transforman en una buena comida.

Hace un año: Risoto


Zapallitos rellenos

4 – 6 porciones

Calentar el horno a 180ºC

Cáscaras / Arcas de zapallito (se puede usar zucchini)

Lavar bien para sacar la tierra, cortar al medio y ahuecar los zapallitos usando una cucharita (puede ser una cucharita de hacer bolitas).  Cuidar de no romper la cáscara.
Reservar la pulpa.


6 zapallitos de tronco
Poner las cáscaras de los zapallitos en una fuente de vidrio. Tapar y cocinar en el microondas 6 minutos.
O también se pueden cocinar en agua hirviendo por 1 minuto.

Retirar las cáscaras de los zapallitos y enfriar dados vuelta.

Relleno:

Picar en el procesador y reservar
La pulpa de los zapallitos (y si se rompió alguno la cáscara)


Picar y saltear en una sartén grande

1 cebolla blanca o 2 cebollas de verdeo
2 cucharadas aceite oliva


Agregar


La pulpa de los zapallitos picada 

Cocinar 5 – 10 minutos hasta que la verdura esté cocida y se haya consumido el líquido de los zapallitos.


Agregar y revolver bien
(el queso junto con el perejil se pueden picar en el procesador)

2 huevos batidos
½ taza perejil picado
½ taza pasas uva (opcional)
½ taza queso dambo, fontina o gouda rallado
Pimienta


Poner los zapallitos en una fuente de horno y rellenar los zapallitos con esta mezcla. Si les sobra relleno, poner en moldes individuales aceitados.

Espolvorear con

3 cucharadas de queso parmesano rallado


Hornear en horno fuerte (180ºC) 20 – 25 minutos, hasta dorar.
Se pueden servir calientes o tibios.
Se pueden hacer con anticipación y re-calentar antes de servir.



domingo, 14 de octubre de 2012

Bereshit - Ensalada de Montreal

Salut, nous rencontrons après Succot!! Luego de nuestro tradicional descanso después de Iom Kipur, nos reenganchamos con un nuevo inicio de la lectura de la Torá. Parece chiste, pero preparándonos para la lectura del relato de la creación, fuimos parte del Tohu Vabohu en el aeropuerto Pierre Eliot Trudeau de Montreal. Nos sorprendieron con un ejercicio de Emergencia donde nos evacuaron a todos, incluyendo a nuestros colegas los cocineros del Hotel Marriott.



Esta Parashá nos enseña cual es el lugar que tenemos los humanos en el mundo. Luego de darle vida a la primera pareja, leemos:

“Y dijo Dios: He aquí que os dí toda hierba que da simiente, que está sobre la faz de toda la tierra; y todo árbol en que hay fruto de árbol que da simiente, a vosotros servirá para comer.” (Bereshit-Génesis 1:29)

Pero el mundo lo compartimos con otras criaturas y debemos cuidarlo:

“Y para todos los animales de la tierra y para todas las aves de los cielos y para todo ser que se mueva sobre la tierra en que haya vida, toda verdura de hierba (les servirá) para comer;  y fue así.” (Bereshit-Génesis 1:30)

La semana pasada paseábamos con Iael por el campus de la Universidad McGill en Montreal y encontramos una feria estudiantil donde venden frutos y vegetales producidos por ellos mismos en la granja comunitaria teniendo especial cuidado con el medio ambiente.

Inspirados por estos cuidadores de la creación, compartimos con ustedes la receta de una ensalada de estación que ellos mismos recomiendan. Salut!!

Hace un año: Torta de manzana de Chiquita y Raquel

Ensalada de Montreal
Adaptada del libro de recetas del McGill Farmers’ Market como parte de su programa de agricultura comunitaria (Community Supported Agriculture).
8 - 10 porciones

Lavar bien
1 lechuga
1 manojo de hojas tiernas de espinaca

Cortar en mitades
1 ½ taza frutillas

Cortar en rodajas finas
3 cebollines de verdeo

Vinagreta
Mezclar bien
½ taza aceite oliva
2 cucharadas vinagre tipo aceto balsámico
2 cucharadas miel
2 cucharadas semillas amapola (o chía, o sésamo negro)
Sal
Pimienta negra recién molida


Almendrado
En una sartén chica derretir
2 cucharadas azúcar
Sacar del fuego y agregar
½ taza almendras fileteadas o picadas (o nueces pecan)
Volcar sobre placa de silicona

Luego que se enfrían y endurecen, separar o romper en pedazos chicos.

Armado de la ensalada:
Poner en una ensaladera o en platos individuales los verdes, frutillas y cebollines.
Agregar el almendrado y la vinagreta. Mezclar bien.