jueves, 31 de octubre de 2013

Toldot - Salata de lentejas

La lectura de esta semana cuenta la historia de la familia del patriarca Itzjak y la matriarca Rivka, junto con sus hijos Iaacov y Esav.

En los comentarios a la parashá de esta semana abundan recetas con las famosas lentejas que Iaakov le "da" a Esav a cambio de sus derechos como hermano mayor.
"Y Jacob dió a Esaú pan y guisado de lentejas, y comió y bebió, se levantó y se fue" (Bereshit / Genesis 25:34)
La nuestra no es un guiso porque ya empezamos con los días lindos que invitan a hacer ensaladas.  El domingo disfrutamos del día primaveral con un "Asado y Talmud" comunitario en el que incluimos (además de la tradicional carne y chorizos) esta ensalada de lentejas.



Hace un año: Carne afroamericana en honor a Esav

Hace dos años: Guiso rojo de lentejas













Salata de Lentejas

Adaptada de  Gil Marks "Olive Trees and Honey  y con ayuda de Iael (via WhatsApp)
6 - 8 porciones

En una olla grande poner

  • 500 gr lentejas (lavadas y escurridas)
  • 2 litros de agua
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cucharita tomillo seco
Llevar a hervor, tapar y hervir a fuego bajo por 25 minutos, hasta que las lentejas estén blandas pero que no se deshagan.
Escurrir bien y enfriar un poco.

Poner en un bols y agregar
  • Jugo de 2 limones
  • 1/2 taza menta picada
  • 1 taza perejil picado
  • 6 cebollines picados
  • 1 cucharita sal
  • 4 cucharadas aceite oliva virgen extra
  • Pimienta negra a gusto
Revolver bien y servir tibia o a temperatura ambiente.

miércoles, 23 de octubre de 2013

Jaié Sara - en honor de las matriarcas

La parashá de esta semana se llama "la vida de Sara" y comienza cuando muere nuestra primera matriarca Sara a la edad de 127 años.


La receta de esta semana es en memoria de otra matriarca - o mejor dicho mamma - la reconocida chef Marcella Hazan que falleció hace unas semanas. Marcella, al igual que Sara, dejó su tierra (Italia) para acompañar a su esposo a los Estados Unidos. Allí, lejos de su familia (y sin Skype ni WhatsApp para hacer consultas rápidas) tuvo que darse maña para cocinar y recrear los sabores tan queridos.  De cocinar en su casa, pasó a dar clases de cocina y escribir libros que hicieron que los americanos e ingleses conocieran la cocina italiana.

Si están muy ocupados (como nosotros esta semana) y quieren una salsa buenísima que no requiere más que abrir un par de latas de tomate, agregar una cebolla partida a la mitad y un poco de aceite, esta receta de Mamma Marcella es muy recomendable.


Hace un año: Mujadra - un plato reconfortante de arroz y lentejas

Hace dos años: Super Torta de Chocolate - para consuelo

Salsa de Tomate

Adaptada de Marcella Hazan
Una de las más famosas recetas de Marcella es esta super simple salsa de tomate.  Nada que picar, con ingredientes que siempre tenemos a mano, lo más simple y fácil, con un resultado espectacular. La receta orignal es con manteca.  Decidí hacer la prueba también con aceite de oliva. Hice las dos recetas y usé mi super panel de catadores (David y Dan), el resultado es que con el aceite de oliva virgen extra de La Sierra, con aceite de oliva nos gustó mucho más. Así que esta receta usa el método de Marcella con ingredientes adaptados. 

En una olla mediana poner:

  • 2 latas de tomate perita (800 gr en total)
  • 1 cebolla cortada a la mitad
  • 1/4 taza aceite oliva virgen extra
  • 1/2 cucharita sal
Cocinar sobre fuego mediano, destapado por 45 minutos.
Cada tanto revolver y romper los tomates contra el borde de la olla.
Luego de 45 minutos, retirar la cebolla, probar si necesita más sal, y servir con una buena pasta.

Las dos versiones: izq aceite oliva, derecha con manteca






viernes, 18 de octubre de 2013

Vaiera - jalá de aceite de oliva



El comienzo de la parashá de esta semana trata de hospitalidad.

Y se le apareció el Eterno junto a Mamré, y él (Abraham) estaba sentado a la puerta de su tienda, al calor del día. Y alzó sus ojos y miró y he aquí tres hombres que estaban parados frente a él; y (los) vio, y corrió a recibirlos desde la puerta de la tienda, (Bereshit / Génesis: 1-2)

Abraham está sentado junto con su invitado (el Eterno) que lo viene a visitar, pero al ver a tres desconocidos que se acercan a su carpa, en medio del desierto, seguramente cansados y sedientos, se levanta para ir a recibirlos. El mensaje parece ser que dar la bienvenida en forma activa, es más importante que simplemente quedarse sentado con su invitado.

Y, ¿con qué convidarlos?
Y Abraham fue de prisa a la tienda, donde estaba Sarah, y dijo: apresúrate, (toma) tres medidas de flor de harina, amasa y haz tortas. (Bereshit / Génesis: 18:6)
Las instrucciones de Abraham a Sarah para agasajar a estos visitantes me hicieron acordar de esta receta de jalá/pan del hermoso libro de  Maggie Glezer sobre panes en la tradición judía y me dieron ganas de ponerme a amasar y probarla. Los ingredientes son muy sencillos: harina, agua, aceite oliva, levadura y sal. ¡Quedó muy buena!

Hace un año: Dip de queso para recibir ángeles

Hace dos años: Musaka rabínica


Jalá de aceite de oliva

Adpatado de My Challah de Maggie Glezer en: A blessing of bread. The many rich traditions of Jewish bread baking around the world2004.

Mezclar y dejar reposar 10 minutos:
  • 1 cucharita levadura seca
  • 1 1/4 taza agua tibia

Agregar
Mezclar y amasar bien hasta lograr una masa suave y homogénea.
Poner en un bols aceitado, tapado y dejar  leudar en un lugar tibio hasta que duplique el tamaño (aproximadamente 2 horas). Este paso también se puede hacer dejando la masa en un bols tapado en la heladera por 8 a 24 horas.

Luego de leudado, amasar para sacar el aire.  Formar 1 trenza grande o 2 chicas.
Poner en una asadera y dejar leudar en un lugar tibiio por 1 hora.

A los 30 minutos de comenzar el leudado prender el horno a 220°C.  De esta forma tenemos el horno caliente cuando las jalot estén prontas para ir al horno.

Cuando las jalot ya están leudadas, pintar con agua, y espolvorear con:
  • Semillas de sésamo
Hornear por 35 - 40 minutos (2 trenzas) o 50 minutos para una trenza grande.




jueves, 10 de octubre de 2013

Lej Lejá - Ensalada de los descubridores

Lej Lejá es la parashá que ha elegido el movimiento sionista para simbolizar la conexión del pueblo con la tierra de Israel, y su retorno a ella después de casi dos mil años de exilio.
"Y dijo el Eterno a Avram: Vete de tu tierra,  y de tu madre patria y de la casa de tu padre, hacia la tierra que te mostraré" (Bereshit / Génesis 12:1)
Así empieza la parashá de esta semana.  Avraham Burg comenta que esta es la primer vez que la palabra "moledet" - madre patria - aparece en la Torá.  Es interesante como este concepto ha cambiado en el tiempo.  Hoy en día nos referimos a "moledet" cuando hablamos de Israel - no de la tierra que dejó nuestro patriarca Abraham!  Pero es en esa tierra de exilio - de galut - de donde provienen todas nuestras matriarcas, donde nacieron las 12 tribus, donde recibimos la Torá.  Dice A. Burg "no hay Jerusalem sin Babilonia, de la misma forma que no había Babilonia sin exiliados que anhelaran Jerusalem. No debemos olvidar a la "madre patria"."  

La receta de esta semana es en honor a otros que dejaron su madre patria buscando descubrir nuevos horizontes. Este sábado es 12 de octubre aniversario del avistamiento de tierra por el marinero Rodrigo de Triana en 1492, luego de haber navegado por más de dos meses al mando de Cristóbal Colón. Lo que descubrió fué que cuando se va hacia lo desconocido con mucha decisión, a veces, se descubre un nuevo mundo.

Una fecha que se celebra con diversos nombres: Día de la Hispanidad (España), De las Américas (Uruguay), Del Respeto de la Diversidad Cultural (Argentina), Del Encuentro de Dos Mundos (Chile), De Colón (EEUU), De la Resistencia Indígena (Nicaragua), De Agradecimiento - Thanksgiving (Canadá).



Para reflejar esta diversidad americana, proponemos esta ensalada con quinoa de Ecuador, castañas de cajú de Brasil, pasas de uva de la Argentina, y aceite de oliva de Uruguay.

Una mezcla bien diversa, llena de proteína y hierbas aromáticas, crocante, dulce y que en conjunto nos permitió descubrir un nuevo mundo de sabores. Queda muy rica!





Hace un año:  Mousse de Chocolate (para el alma) y oliva (para la paz)

Hace dos años:  Ensalada de la Tierra



Ensalada de los descubridores

Ensalada muy fresca ideal para acompañar carnes o como plato vegano y también apto para celíacos, parve y para Pesaj - más no se puede pedir!  

Mezclar y dejar marinar mientras preparamos el resto de los ingredientes        
  • 1/3 taza (60 gr) pasas de uva
  • Jugo de 1 limón

 En una ensaladera grande mezclar               
  • 2 tazas de quinoa cocida enfriada (ver instrucciones para cocinar en el paquete)
  • 1 taza (50 gr) hojas de perejil picado grueso
  • ½ taza (25 gr) hojas de menta picada gruesa
  • ½ taza (50 gr) castañas de cajú tostadas en trozos grandes
  • 3 cebollines picados
  • Las pasas de uva con el jugo de limón
  • Sal
  • Pimienta
  • 4 cucharadas aceite oliva virgen extra


 Se puede hacer hasta con un día de anticipación.

jueves, 3 de octubre de 2013

Noaj - Torta Negra de la Sra. de Noé

La vida en el Arca de Noaj debe haber sido medio caótica: todas las especies en un espacio reducido, sacudido por las olas y azotada por el viento. En el medio de ese caos, toda la familia de Noaj enfrentando la incertidumbre de lo que podría suceder.

Muchas veces cuando estudiamos un texto de la Torá es importante leer lo que nos dice, pero más importante es descubrir la información que falta, los textos que NO están mencionados.
"y vendrás al arca tú, y tus hijos, y tu mujer, y las mujeres de tus hijos contigo." (Bereshit / Génesis 6:18)
La Rabina Julie Ringold Spitzer en The Women's Torah Commentary nos explica que en la parashá que leemos esta semana, Noaj, donde se relata el diluvio y el arca de Noé, la palabra “ishto” “su mujer” aparece 5 veces. Y sin embargo su nombre no aparece. 

Los rabinos nos dicen que el nombre de la mujer de Noaj es “Naamá”.  En Bereshit Raba juegan con las letras del nombre para dar dos interpretaciones diferentes al carácter de esta mujer. Una sugiere que viene de la palabra en hebreo “man’emet” que significa cantar – ya que Naamá cantaba a ídolos paganos.  La otra es que su nombre viene de la palabra “naim” agradable.  Tristemente, la primer interpretación sigue siendo vigente para algunos grupos y es el origen de la prohibición en hebreo “kol isha” – que prohíbe a los hombres escuchar las voces de mujeres cantando, porque lo consideran idolatría.

Seguramente Naamá cantaba muy lindo y muy agradable y fue esto lo que ayudó a mantener la calma y la paz dentro del arca, abarrotada de animales y personas encerrados durante tanto tiempo.  Fué una voz que les ayudó a sobrevivir el diluvio.

Seguramente, Naamá no solo cantó en el arca, sino también cocinó!  (o cantaba nigunim mientras cocinaba). Hace dos años sugerimos que preparó un risoto como plato reconfortante para la travesía.  Pero nos faltaba el postre, y como no tenían heladera para preparar un buen helado, proponemos algo con chocolate.
El shabat pasado un amigo me preguntó por la receta de la semana y me dice: “¿va a ser algo fácil?"  Esta torta es súper fácil, súper chocolatada y súper reconfortante.  ¡Como para hacerla cantando! La probamos en casa en una tarde de domingo lluviosa – casi como en el arca.




Hace un año: Arca de Zapallitos Rellenos

Hace dos años: Risoto del arca de Noaj


Torta Negra de Naamá

Adaptada de “Torta Negra del Diablo” del Manual de Cocina Instituto Crandon
Esta versión usa aceite de oliva en lugar de manteca y azúcar rubia en lugar de azúcar blanca. El resultado es una torta “super negra”, con mucho sabor a chocolate y no demasiado dulce.  Servir sola con una rica taza de té, o acompañada de helado para el postre. Los golosos la pueden espolvorear con azúcar impalpable y/o rellenar con dulce de leche.


Calentar el horno a 175°C

Batir en un bols:
  • 2 huevos
Agregar y batir hasta disolver el azúcar
  • 1 taza de azúcar rubia
Agregar y mezclar bien:

En otro bols grande, cernir
  •  2 tazas harina
  • ½ taza cacao en polvo amargo
  • 1 ¼ cucharita polvo de hornear
  •  ½ cucharita bicarbonato de soda
  •  ½ cucharita de sal

Agregar la mezcla líquida de los huevos a la mezcla de harina, revolviendo hasta obtener una mezcla homogénea.

Poner en una asadera (30 x 20 cm) o tortera redonda.

Hornear 25 minutos (está pronta cuando la pinchamos con un escarbadiente y sale seco).

Esperar a enfriar para desmoldar. Cortar en triángulos (rinde 24 porciones chicas).