lunes, 26 de septiembre de 2011

Haazinu - Orejas de Purim y Carnaval para a escuchar!

En la parashá de esta semana Moshé se despide del pueblo de Israel con un poema que comienza con la palabra "haazinu" - escuchad.
Daniel Reisel en Limmud nos invita a reflexionar sobre “escuchar” y “oír”. La raíz de la plabara “haazinu” quiere decir escuchar. Es diferente de “shema”, que es el verbo que usamos en la plegaria de “shema Israel”. Shema quiere decir oye, pero haazinu se refiere a escuchar - algo que requiere esfuerzo y persistencia. En el hebreo moderno tenemos la palabra “lehaazin” que se utiliza para escuchar una vez que hemos sintonizado una frecuencia de radio. Las palabras de Moshé nos invitan a sintonizar, a encendernos, a usar nuestras antenas y ser receptivos.
Shabat Haazinu nos invita a escucharnos. Escuchar a cada uno con generosidad. Escuchar lo que está fuera del alcance de nuestros oídos. Escuchar nuestra voz interior.

Orejas para escuchar
Adaptado de “The New Complete International Jewish Cookbook (Evelyn Rose, 1992)”
Conocidas como Orejas de Carnaval (postre típico del Entroido de Galicia), Hamansooren en Holanda, Orechie de Aman en Italia, Oznei Amán en Israel y Orejas de Amán en español. La costumbre es comerlas en Carnaval y Purim. Pero mejor que andar comiendo las orejas de Amán, porque no servirlas este Shabat como recordatorio para “escuchar” y no solo “oír”?

Batir bien
1 huevo

Agregar
Pizca sal
3 cucharadas aceite neutro
1 cucharada azúcar
3 cucharitas jugo de naranja o agua

Agregar y amasar hasta que esté suave (2 – 3 minutos)
125 gr (1 taza) harina
½ cucharita polvo de hornear

Envolver en film y dejar descansar 1 hora


Estirar bien finita y cortar en medias lunas de 5 cm de diámetro.
Pellizcar el centro para dar forma de oreja.
Calentar una olla con aceite a 190ºC.
Freír las orejas hasta dorar.
Escurrir en papel absorbente y servir espolvoreadas con azúcar impalpable.

Y aprovechamos paras desearles Shaná Tová Umetuká, que tengan un año dulce y lleno de cosas ricas para compartir y probar!

lunes, 19 de septiembre de 2011

Nitzavim - Vaielej

Leerás esta Torá (enseñanza) en voz alta ante la presencia de todo Israel. Congregarás al pueblo, a los hombres y a las mujeres y a los niños, y al extranjero que habita dentro de tus ciudades, para que oigan y aprendan… (Devarim 31:11 – 12)
El Rabino Bradley Shavit Artson en su libro The Bedside Torah, comenta: Desde el comienzo el judaísmo se asegura que sus líderes (rabinos, jazanim, educadores) no tengan el monopolio sobre el conocimiento. Todos tenemos acceso a la Torá, el Talmud, la historia y filosofía judías. Cualquiera que dedique un poco de tiempo a estudiar tiene la capacidad de acceder a nuestras fuentes. Al estudiar participamos en la continua obra de la creación con nuestro intelecto y nuestros corazones. El Rabino Louis Finkelstein decía: “Cuando rezo, hablo con Dios. Cuando estudio, Dios me habla”. Al estudiar y enseñar todos participamos de esta interacción.

Mucho de nuestra tradición, está conectado con lo que comemos, cuando lo comemos y qué significado le asignamos. Compartir nuestras recetas es compartir las enseñanzas de nuestras cocinas y mesas. Es la oportunidad de iniciar un diálogo de amor que construye comunidad y que une nuestras mesas. En la multiplicidad y pluralidad, nos permite sentirnos todos en una mesa enoooooorme!

Para prepararnos para Rosh Hashaná compartimos la receta del leikaj que hacemos en casa.

Leikaj
Adaptado deEster Kramer en: A blessing of bread. The many rich traditions of Jewish bread baking around the world. (Maggie Glezer 2004)
Este es un leikaj no muy dulce y compacto, que sepuede guardar por semanas en la heladera, y queda cada vez más rico a medida que pasan los días, hasta que se termina!

Temprano en el día o la noche anterior

Mezclar
840 gr (6 ¼ tazas) harina
1 cucharita canela molida
1 cucharita cardamomo molido
½ cucharita nuez moscada
1 ½ cucharita polvo de hornear
1 cucharita bicarbonato de soda

En otro bols o jarra grande mezclar hasta disolver el azúcar y la sal
330 gr (1 ½ tz) azúcar rubia
165 gr (3/4 tz) aceite
255 gr (3/4 tz) miel
1 cucharita sal fina
150 gr (2/3 tz) café fuerte

Agregar y mezclar bien
3 huevos grandes

Agregar los ingredientes líquidos a los secos y mezclar bien.

Agregar (opcional)
170 gr (1 ½ tz) nueces picadas

Aceitar 2 budineras de 23 x 13 cm.
Distribuir la masa en las 2 budineras.
Cubrir con plástico y refrigerar por al menos 8 horas o hasta 24 horas.
30 minutos antes de hornear, precalentar el horno a 160ºC.
Hornear por 1 hora. Enfriar antes de servir.
Se pueden guardar en bolsas de plástico en la heladera por varias semanas.


Acutalización Setiembre 2016
Probé hacer esta receta con harina sin gluten (para celíacos) y quedó muy bien. El único cambio fue que usé 4 huevos en lugar de 3, y no dejé reposar la masa en la heladera.

lunes, 12 de septiembre de 2011

Ki Tavo

La parashá de esta semana termina con bendiciones y maldiciones. Entre las bendiciones leemos:
Todas estas bendiciones vendrán sobre y ti y te alcanzarán (Devarim 28:2)
¿Qué quiere decir con “te alcanzarán”? A veces nos quieren bendecir, pero estamos tan apurados corriendo tras el éxito que las bendiciones no llegan a alcanzarnos. En lugar de correr tanto, quizás tenemos que ir mas despacio y dejar que las cosas buenas de la vida nos alcancen. (Ha'emek Davar). Si no bajamos la velocidad, las brajot nos pasan de largo y ni nos damos cuenta que estamos bendecidos.


Cocinar en casa lleva tiempo y no se puede hacer a las apuradas - debe ser por eso que trae tantas bendiciones: "mmmm, que rico!"
Este es el pollo que cocinamos en casa todos los viernes y en muchas de las festividades. Lleva su tiempo pero tiene la ventaja que se puede hacer temprano y se puede mantener en un horno bajo, o recalentar, sin que se seque. ¡A todos les gusta mucho!

En este mes de Elul, tomémos las cosas con calma, para que no nos pasen de largo las bendiciones que nos trae el nuevo año.

Pollo crujiente al horno
4 personas
Se puede hacer con anticipación

Marinar 15 minutos
4 patas de pollo sin la piel
¼ taza salsa soya
2 cucharadas aceite
2 dientes de ajo molidos (opcional)

Mezclar
½ taza germen de trigo
¼ taza pan rallado
2 cucharadas de semillas de sésamo (blanco, integral, negro o una mezcla)
2 cucharadas de perejil picado (opcional)
1 cucharita pimentón

Retirar el pollo de la marinada y empanar con esta mezcla.

Poner en una asadera de horno. Horno fuerte, hasta que esté bien dorado, 1 hora.


martes, 6 de septiembre de 2011

Ki Tetzé

Esta parashá está llena de referencias a mitzvot, hay quienes cuentan 70 o 72. Una de ellas está basada en este versículo:
Cuando entres al viñedo de tu prójimo, podrás comer uvas a tu gusto hasta saciarte, mas no las pondrás en tu vasija. Devarim 23:25

La interpretación de los sabios indica que esto se refiere únicamente a quienes trabajan en el viñedo – no a cualquiera que pase por allí (para evitar pérdidas económicas). Y de aquí los rabinos identifican la mitzvá de compartir nuestra producción con los trabajadores que nos ayudan en la cosecha. Pero no se trata solo de uvas y viñedos. Cuando alguien nos ayuda a producir un alimento, debemos compartirlo.

Cuenta David:"Cuando trabajaba con mio tío Pedro en la Heladería Gorlero, allá por 1971-73, teníamos la libertad de tomar todo el helado que queríamos. Pensabamos que era porque nos ibamos a hartar y parar en algún momento. Pero luego de haber engordado 13 kilos en un verano, puedo comer cualquier cantidad de helado hasta el día de hoy. Está claro que el tío lo hacía para cumplir con esta mitzvá!"

Siguiendo la idea de compartir, no solo nos gusta compartir las recetas, sino que nuestra tradición nos enseña que estamos OBLIGADOS a hacerlo. Pero no solo lo hacemos por obligación: lo hacemos por placer y disfrutando la inspiración de la Parashá.

La referencia a viñedos nos inspiró para incluir una receta con vino. Tengo varias recetas de esta compota de frutos secos que usan vino, desde un elegante oporto hasta una humilde garnacha. Para esta receta el vino dulce de kidush queda muy bien. Junto con las especies y las naranjas frescas transforman a la humilde compota en un postre muy interesante.

Compota con vino dulce
4 porciones
Se puede hacer con anticipación.

Macerar por 2 – 3 horas
200 gr frutos secos (ver nota)
1 taza vino dulce (vino de kidush, Garnacha, Oporto)


Poner en una cacerola con
½ taza azúcar rubia
1 ramita de canela
Cáscara de una naranja
5 granos de pimienta negra
5 granos de pimienta de Jamaica (allspice)

Llevar a hervor y cocinar tapado 30 minutos.
Si la fruta todavía no está tierna, agregar ½ taza de agua y cocinar otros 15 minutos. Repetir si fuera necesario.
Retirar la fruta, colar el almíbar para separar las especies y enfriar un poco.

Agregar
¼ taza jugo naranja
3 naranjas cortadas a vivo
Servir fría o a temperatura ambiente.



Frutos secos
Usar una combinación de frutos secos que pueden ser: ciruelas, higos, damascos, duraznos, pasas, peras, arándanos, ananá, mango, etc.
Si se usan damascos o duraznos, remojarlos en agua fría por 12 horas para ablandarlos, antes de poner junto con la otra fruta que es más blanda (ciruelas, peras).