viernes, 18 de septiembre de 2015

Vaielej - escribiendo recetas

Estamos casi terminando de leer la Torá, y la parashá de esta semana es el epílogo donde Moisés prepara al pueblo para el futuro luego de su muerte.
Y escribió Moisés este cántico en aquel día, y lo enseñó a los hijos de Israel. (Devarim / Deuteronomio 31:22)
Hoy me contactó mi primo Marcus para preguntarme por la receta de los bizcochos de anís de la Abuela Paulina.  Pero lamentablemente, no la tengo, la abuela no la escribió y nos quedamos sin aprenderla. Buscando la receta, encontré otras escritas a mano, cada una con su historia y recuerdos especiales.  Y como las tenemos escritas, las podemos volver a hacer y reencontranos con memorias y sabores.  Igual que los hijos de Israel con las palabras de Moshé.


Torta de manaza de Mami en libro de cocina de la Wizo (la receta legible está acá)


Espinacas del comedor de la escuela - las que más les gustaban a Dan y Iael



Alfajores de la abuela en letra de Alicia



jueves, 10 de septiembre de 2015

Nitzavim - jrein - el todo es más que la suma de las partes

Esta semana escuchamos un discurso más de Moshé mientras estamos NITZAVIM (presentes, atentos) y se dirige a nosotros de la siguiente manera:
"Vosotros todos estáis hoy presentes ante el Eterno, vuestro Dios: los cabezas de vuestras tribus, vuestros ancianos y vuestros guardias, con todos los hombres de Israel; vuestros niños, vuestras mujeres y el extranjero que está en medio de tus campamentos, desde tu leñador hasta tu aguatero" (Devarim / Deuteronomio 29: 9-10)
De aquí entendemos que toda la comunidad es más que la suma de sus partes. Pero no dice simplemente todos, sino que a continuación los nombra a cada uno de los presentes. Las diferentes cualidades de sus integrantes son reforzadas y ampliadas cuando están juntos. Baruch de Medzibozh interpreta este llamado, como un llamado a la responsabilidad colectiva: Moshé nos enseña que nadie debe decir "esto no es mi responsabilidad"; todos somos responsables, y cada uno debe asumirla.

Muchas veces cuando cocinamos, el final es más que la suma de las partes: son los diferentes ingredientes unidos en más sabor. Hoy proponemos esta receta de jrein de la Guefilteria de Nueva York, como un buen ejemplo de suma de atributos y sabores: el color de las zanahorias, con el picante del rábano, la acidez del jugo de limón, algo de azúcar y sal - cada ingrediente se refuerza y potencia al mezclarse todos juntos. Es ideal para acompañar el guefilte fish de Rosh Hashaná.

Shaná Tová!
JREIN picante, anaranjado y dulce para Rosh Hashaná


Comentarios y recetas de años anteriores:
Corazones de alcauciles marinados - no del cielo sino de la tierra
Lengua a la vinagreta - de la cabeza con todo el corazón


Jrein de zanahoria
Adaptado de Tablet Magazine.  La receta original usa el doble de zanahoria pero a nosotros nos gusta más fuerte - es cuestión de probar al gusto de cada uno.

Calentar en una olla chica hasta disolver el azúcar
  • ½ taza vinagre blanco
  • ½ taza azúcar
  • ½ taza agua
Cocinar por 5 minutos
  • 300 gr zanahorias peladas en rodajas
En un procesador poner
  • Las zanahorias cocidas
  • 300 gr jrein fresco (rábano picante)
  • Ralladura de 1 limón
  • Jugo de 1 limón
  • ½ cucharita sal


Procesar agregando el agua con el vinagre y el azúcar de a poco hasta que quede bien molido. 
Tener cuidado al abrir la procesadora, el aroma puede ser muy fuerte.
Guardar en frascos de vidrio en la heladera.



jueves, 3 de septiembre de 2015

Ki Tavo - cabeza de coliflor dorada

En la lectura de esta semana, parashat Ki Tavó, leemos la lista de maldiciones y bendiciones conocidas como tojajot y nos vamos acercando al final del ciclo anual de lectura de la Torá.

Dentro de dos semanas es Rosh Hashaná (Año Nuevo o "cabeza del año" si usamos una traducción literal). En esta celebración es tradicional comer comidas que representen nuestros deseos para el año que comienza, como por ejemplo: miel para un año dulce. O cabeza de pescado, como leemos esta semana en la lista de bendiciones:
"Que Adonai te tenga por cabeza y no por cola" (Devarim / Deuteronomio 28:13)
Por qué cabeza y no cola? Enseñan los maestros que la cabeza simboliza lo más elevado, siempre que caminemos bien derechos y erguidos. El deseo para este año, es que siempre vayamos por nuestro camino en forma ascendente hasta lo más elevado, aunque a veces sea más fácil conformarnos con llegar hasta la cola.
 
Si no nos apetece poner una cabeza de pescado o cordero en la mesa, podemos inspirarnos en nuestros amigos vegetarianos y usar una cabeza de coliflor, brocoli, ajo o repollo.  

Esta receta de Ottolenghi usa no solo una cabeza de coliflor - para ser la cabeza y no la cola - sino también azafrán - para tener un año dorado - y pasas de uva - para que nos pasen cosas muy lindas.

¡Muchas bendiciones para el año que comienza!


Coliflor con azafrán y pasas
La mezcla de texturas, aromas y gustos de esta receta hacen que el humilde coliflor se transforme en una plato brillante - años luz del típico coliflor con queso y salsa blanca.

4 - 6 porciones

Calentar el horno a 200°C

Mezclar en un bols chico:
  • 1/3 agua hirviendo
  • 1 cucharita hebras azafrán

Revolver y dejar reposar mientras preparamos el resto de los ingredientes para que el azafrán se vaya disolviendo en el agua caliente.

Mezclar en un bols grande mezclar:
  • 1 cabeza de coliflor - cortar las flores en ramilletes más bien chicos, de tamaño que se pueda tomar con un tenedor sin necesidad de usar cuchillo
  • 1/2 taza de pasas de uva rubias o negras (o una mezcla)
  • 1/2 taza de aceitunas verdes descarozadas cortadas al medio
  • 1 cebolla colorada cortada al medio y luego en rodajas finas
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 hojas de laurel
  • Pimienta negra molida a gusto
  • El azafrán con su agua
Poner en una asadera de horno grande, tapar con papel aluminio y hornear por 40 - 45 minutos hasta que el coliflor esté blando, pero no demasiado - "al dente".  A los 20 minutos destapar la asadera y mezclar.

Dejar reposar unos minutos y servir espolvoreado con
  • 1/2 taza perejil picado grueso
Servir caliente o a temperatura ambiente.
Se puede hacer con anticipación.


en la asadera antes de ir al horno