jueves, 29 de enero de 2015

Beshalaj - fresco y colorido gazpacho

Manual de cocina, 

Como hacer para planificar las comidas y tener un día a la semana donde no se escucha en la casa "¿y hoy qué comemos?"  

Y el respondió: Esto es lo que ha dicho el Eterno: "Mañana es día de descanso, shabaton Shabat consagrado al Eterno; lo que habéis de cocer, cocedlo, y lo que habéis de guisar, guisadlo; y todo lo que sobre ponedlo aparte para vosotros, guardándolo hasta mañana  …….  Y el pueblo permaneció inactivo en el día séptimo. (Shemot / Éxodo 16: 23 – 30)
La Torá es clara: para tener un día en el que no cocinamos, debemos cocinar el día anterior y guardar para el día siguiente (o sea, si también queremos comer el viernes, debemos cocinar doble!).

No es casualidad que este texto fue escrito especialmente para nuestro blog, ya que obviamente las instrucciones para el Shabat comienzan con los detalles de la preparación de la comida y cuando debemos cocinarla para consagrar el día. Y si fuera casualidad, nos viene muy bien!

En el sidur Etz Jaim, nos llaman la atención que la palabra "shabat" la encontramos por primera vez en el texto de Bereshit (el relato del Génesis), pero en su forma de verbo: "ki bo shabat mi kol melajtó" (en ese día descansó de todo su trabajo). En la lectura de esta semana la encontramos por primera vez como un sustantivo precedido del adjetivo shabaton: "día de descanso Shabat consagrado". Es interesante que la presentación del Shabat, y como hemos de preparar la comida para ese día, antecede a la mitzvá de Recordar el Shabat entregada en el Sinaí. Pero eso ya es para la semana próxima!
 Esta semana preparamos una comida que es fácil de preparar un viernes para comer en el Shabat y con el calor del desierto. No solo no hay que calentarla, sino que con el paso de las horas potencia su sabor y aroma.


Comentarios y recetas de años anteriores:
Pollo con dátiles, aceitunas y acaparras - recordando las palmeras datileras
Ensalada fresca de quinoa - en honor de nuestra amiga y Morá Ria z"l
Ensalada de berengena - como maná que cae del cielo

Gazpacho de Punta Gorda
Esta version de gazpacho – la sopa fría originaria de España – es diferente a la más tradicional y por eso le pusimos nombre local.  Lleva puras verduras crudas y nada de pan, ideal para veganos, celíacos, vegetarianos, etc.  El secreto de la receta está en usar ingredientes de la major calidad posible: tomates maduros, pepinos jóvenes, buen vinagre y el major aceite de olive virgin extra.  Queda delicioso de un día para otro – ideal para hacer con anticipación, tener en la heladera y tomar bien frío.

Poner en el vaso de una licuadora (o procesadora)
  • 500 gr de tomates bien maduros
  • 1 pepino mediano pelado (sacar las semillas si son grandes)
  • 1 cucharada de vinagre de jerez
  • 1 diente de ajo pelado
  • ¼ taza aceite oliva virgen extra
  • Pizca de sal
  • 1 taza de cubos de hielo

Licuar o procesar por unos minutos.
Servir solo, o acompañado de cubitos de pepino, cebolla de verdeo, morrón.




jueves, 15 de enero de 2015

Vaera - puré multicolor

Esta semana leemos la segunda parashá del segundo libro de la Torá: la porción Vaerá del libro Éxodo (Shemot) que relata la salida de Egipto. En el texto nos encontramos con la descripción de las primeras 7 plagas que cayeron sobre Egipto para presionar al Faraón y lograr la liberación del pueblo de Israel de la esclavitud.

De la lectura podemos concluir que se trata de una historia cardíaca:
7:3 Mas Yo endureceré el corazón del Faraón y multiplicaré mis señales y mis maravillas en la tierra de Egipto;  

7:13 Y se endureció el corazón del Faraón, de manera que no los escuchó, como había dicho el Eterno.  
7:14 Y dijo el Eterno a Moisés: El corazón del Faraón está pesado y rehusa enviar al pueblo. 

7:22 E hicieron de la misma manera los magos de Egipto con sus magias; y se endureció el corazón del Faraón, de modo que no los escucho, como lo había dicho el Eterno. 
7:23 Y el Faraón se volvió y se fue a su casa; y no dio importancia ni aun a esto en su corazón.  

8:11 Y vio el Faraón que hubo descanso, y endureció su corazón y no les escuchó, como lo había dicho el Eterno.  

8:15 Y dijeron los magos al Faraón: "Dedo de Dios es este". Mas se endureció el corazón del Faraón y no los escucho, como lo había dicho el Eterno. 

8:28 Y el Faraón endureció su corazón esta vez también, y no dejó ir al pueblo. 

9:7 Y mandó a ver el Faraón, y he aquí que no había muerto del ganado de los hijos de Israel ni uno. Pero se endureció el corazón del Faraón y no dejó ir al pueblo. 
9:12 Y el Eterno endureció el corazón del Faraón de modo que no les escuchó, como el Eterno lo había dicho a Moisés. 

9:34 Y cuando vio el Faraón que habían cesado la lluvia y el granizo y los truenos, volvió a pecar y endureció su corazón, así él como sus siervos. 
9:35 Y se endureció el corazón del Faraón y no dejó ir a los hijos de Israel, como el Eterno lo había dicho por medio de Moisés. 
Todo el conflicto parace estar centrado en el ENDURECIMIENTO del CORAZON. Es una historia tan triste y desgarradora, que hasta el día de hoy quitamos vino de nuestras copas para recordar que la liberaración fué precedida por estas plagas.

Esta semana proponemos cambiar la historia. Nos imaginamos a Moshé y Aarón realizando una demostración de magia delante del Faraón y, a continuación se le ABALANDA el CORAZON y deja salir al pueblo de Israel de Egipto. El mismo final felíz, pero con menos sufrimiento para todos: nos podríamos tomar toda la copa de vino en Pesaj!

 Nuestra receta para la semana es una comida blanda para la masticación y para el corazón:

Años anteriores:
Granita de frutas -  granizo: una plaga con aviso
Peras al vino blanco y menta - 4 copas de vino en la mesa de Pésaj



Puré multicolor
4 porciones

Lavar, cortar en trozos de 5 cm y poner en una olla

  • 2 zanahorias medianas (pelada) 1/2 por persona
  • 4 papas medianas (sin pelar) 1 por persona


Cubrir con agua, llevar a hevor y cocinar tapada por 15 minutos - hasta que las verduras estén blandas  pero que la  papa no se deshaga.

Volcar el agua caliente dejando las verduras en la olla - con cuidado para no quemarse.

Agregar
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra (crema doble o manteca)
Revolver bien deshaciendo un poco las verduras con un pisa papa o tenedor, hasta obtener un puré rústico.

Agregar
  • 1 taza de hojas de verdes - yo usé berro, pero pueden ser espinaca tierna o rúcula
  • 1/2 taza de aceitunas negras picadas
  • 3 cucharadas de perejil picado
  • pimienta negra recién molida
  • 1 cebolla de verdeo picada
  • 1 chile rojo picado
 Mezclar bien, y tenemos un puré multicolor y divertido.