jueves, 31 de julio de 2014

Devarim - espinacas con huevo a dos tiempos

Esta semana comenzamos la lectura de la parashá que lleva el nombre del último libro de la Torá: Devarim (traducido palabras)
"Alimento compraréis de ellos por dinero y comeréis" (Devarim / Deuteronomio 2:6)

Es difícil imaginar a unos jasidim discutiendo sobre comida y dietas, pero eso es lo que parece el comentario que realiza Mevasser Tsedek (1798) sobre este versículo.

La palabra usada en hebreo para "comprar" en este caso es "tishberu" - romperán.  El Maggid Dov Baer decía que esta frase significa que cuando comemos mucho y con muchas ganas (ese deseo abrumador), debemos "romperlo" y parar de comer.  Pero M. Tsedek no está de acuerdo.  Hace uso del artilugio de la guematria (el sistema que asigna números a las letras del alfabeto hebreo) para demostrar lo contrario.  La palabra alimento - ojel en hebreo es númericamente (57)  idéntica a dos de los nombres Divinos (IHVH, EL).  Al alimentarnos es como si estuvieramos acercándonos a la Divinidad, elevando las chispas de santidad que están en la comida.  Por lo tanto estamos obligados a comer.

¡Nosotros nos sentimos muy identificados con este segundo jasid! Alimentarnos es conectarnos con el orígen de la vida.

Para disfrutar de una deliciosa comida y sin romper la dieta, sugerimos estas espinacas con huevos al horno para una cena de entre semana. Espinaca es baja en calorias y el huevo nos conecta con la creación.


Años anteriores:
Comidas típicas, repetidas: Pascualina
Caldo de carne con fideitos
Bruschettas de tomate con aceitve oliva virgen extra Barnea




Espinacas a dos tiempos
Cocinando por separado la clara y la yema de los huevos permite tener una clara bien cocida y una yema blandita que al pincharla se mezcla con la espinaca y queda deliciosa.


Tiempo de preparación: 30 minutos
Tiempo de cocción: 15 minutos + 5 minutos
Porciones: 3


Prender el horno y calentar a 200°C


En una sartén chica calentar:
  • 2 cucharadas aceite oliva virgen extra

Saltear 5 minutos, hasta dorar:
  • 1 cebolla mediana picada
  • 2 puerros chicos picados

En un bols grande mezclar:
  • 500 gr de espinacas cocidas y bien escurridas (se puede sustituir por hojas de acelga, remolacha)
  • las cebollas salteadas
  • ½ taza queso parmesano rallado
  • ½ taza perejil picado
  • Pimienta negra molida
  • Nuez moscada molida

Poner la mezcla en una asadera de horno y con dos cucharitas hacer 6 hoyos medianos.


De a uno romper
  • 6 huevos



Separar la clara de la yema. 


Guardar la yemas en las cáscaras, apoyándolas sobre papel de cocina.












En cada hoyo poner una de las claras.
Hornear 15 minutos.








Luego que las claras se cocinaron, poner sobre cada una, una yema.


Llevar al horno otros 5 minutos más.


Espolvorear con sal del Mar Muerto Mediterra (Mediterránea con ajo)
¡Gracias Iael!


Opcional: Servir con un buen pan integral para mojar en la yema blandita.



lunes, 28 de julio de 2014

Nuevo Taller de cocina: los judíos y la magia del chocolate

En Tu Beav - lunes 11 de agosto

"En el día de los enamorados: los judíos y la magia del chocolate"

Una aventura deliciosa que conecta el amor, la sensualidad, rituales y recetas.

Lunes 11 de agosto a las 19:30 hs en NCI.


Dirigido por Helen Raij y el equipo de Matkón HaShavúa.

Cupos limitados • Actividad sin costo • Traé un libro infantil para donar.


Confirmá tu asistencia hasta el lunes 4 de agosto a: cultura@nci.org.uy / 2709 0709 / Payán 3030

viernes, 25 de julio de 2014

Masei - Sopa de cuarenta años


Con la lectura de esta semana, parashat Masei, completamos el cuarto libro de la Torá; o como nos enseña nuestro amigo Israel Ganz: el último libro de Moshé, ya que los estudiosos de la crítica bíblica han llegado a la conclusión que el último libro del pentateuco fue escrito muchos siglos después y vuelve a relatar las mismas historias.
"Este es el recorrido de los hijos de Israel que salieron de Egipto" (Numeros/Bamidbar 33:1)

Al acercarse al final de los 40 años del pueblo en el desierto, la lectura relata el viaje emprendido, el trayecto recorrido y los lugares en los cuales Israel ha madurado. De ser un conjunto de esclavos salidos de Egipto, se transformó en un pueblo que comparte una identidad, valores, una descendencia, un libro y un objetivo común: establecerse y desarrollarse.

Este Shabat, nos encuentra a Helen y David, habiendo compartido 40 años de cariño, desafíos, aventuras y sueños. Desde aquel 26 de julio de 1974 en que nos tomamos la mano en la playa Pocitos, recorrimos un trayecto apasionante y lleno de vida en que formamos nuestra hermosa familia junto a Dan y Iael. Muchas paradas y travesías, que son solo una preparación para lo que viene a continuación.

Hace unas semanas, durante una cena de shabat en casa, un querido amigo nos contó que recuerda a mi papá Julio diciendo: “lo que importa no son los años, sino el kilometraje recorrido". En esta imágen tan automovilistica, también podemos decir que "no son importantes los kilómetros recorridos, sino la intensidad de la travesía”. Estos 40 años los vivimos con tanta intensidad que queremos repetirlos: lo mismo que sucede con el relato de la travesía por el desierto al repetirse en Devarim/Deuteronomio.Como se dice popularmente: querés un plato de sopa? Dame dos!

En ese espíritu, Helen desde Ottawa y David desde Montevideo, planificamos el festejo para cuando nos encontremos este Shabat Masei, y así celebrar juntos por cada una de las estaciones vividas y a vivir con intensidad.

Hablando de Sopa y de Intensidad, qué mejor que un Borscht bien calentito para estos días helados?

NOTA ESPECIAL:
Esta semana estamos pendientes de las noticias de Israel y ansiosos por la tranquilidad de nuestra familia y nuestros amigos, pero también de todos los que corren peligro en esta guerra. Es lamentable, pero también forma parte de los obstáculos a sortear. Como un regalo a los que queremos, y para no regalarles una victoria a los violentos, vamos a festejar igual!

Sopa Intensa de Remolacha

Calentar el horno a 200 oC

En una asadera de horno poner:
  • 1 kg de remolachas enteras, con la cáscara y parte del tallo
Tapar la asadera con papel aluminio y hornear 60 minutos
      - hasta que las remolachas estén blandas (probar con la punta de un cuchillo)
Dejar enfriar y pelar las remolachas 
      - la piel sale muy facil luego de cocidas
Cortar en cubos chicos

En una olla grande calentar:
  • 2 cucharadas aceite oliva virgen extra
Agregar y saltear:
  • 1 cebolla picada
Agregar:
  • 6 tazas de caldo 
  • las remolachas cocidas
Hervir a fuego bajo 10 minutos.

Condimentar con:
  • Sal
  • Pimienta
  • Jugo de un limón
  • Eneldo
Servir bien caliente o bien fria.
Si usamos caldo vegetariano se puede acompañar con yogur o un copo de crema.
 

jueves, 17 de julio de 2014

Matot - Tablas de la Ley y de cocina - Sopa de reyes

La parashá de esta semana vuelve a reforzar la importancia de la palabra en nuestra tradición:
"Cuando un hombre hiciere voto al Eterno ... no ha de violar su palabra; conforme a todo lo que salió de su boca, así hará."  (Bamidbar / Números 30:3)

Justamente la semana pasada en la sesión de Limud BA en que presentamos este blog, compartimos un  texto extraído del libro de Amos Oz y Fania Oz Salsberger "Los judíos y las palabras".

"Una descendencia informada es la clave para la supervivencia colectiva. La peculiaridad judía es que, contar cuentos se constituyó en un precepto anclado en el texto. Desde la antigüedad, los padres tuvieron acceso a alguna forma de escritura desde la cuel leerle a sus hijos. La fórmula “de generación en generación” fue literalmente esculpida en piedra, escrita en papiro, en cuero, y posteriormente en papel siendo codificada en la ley.


El pequeño libro que conocemos como la Hagadá de Pesaj, es un texto para la Mesa del Seder que nos acompaña desde Saadia Gaon. Desde entonces, padres y maestros leen los textos; las madres transforman el conocimiento en ricos platos y los sirven. Y los hijos y alumnos escuchan, cantan, discuten, memorizan y se nutren de la tradición.

En Purim leemos el Libro de Esther, que describe una historia sobre la diáspora judía y el intento de destrucción del pueblo a manos de un gobernante Persa “para que los judíos no olviden esos días, y su memoria perdure en sus descendientes”. Durante los siguientes dos milenios y medio lo celebramos con un surtido creciente de pasteles para endulzar la fiesta y la lectura colectiva y festiva de Meguilat Esther.
Otras fiestas siguen el mismo patrón: un relato escrito de un desastre evitado, cada uno de ellos con manjares especiales para chuparse los dedos. 
Desde siempre, los niños judíos han venido regocijándose con los platos festivos, leyendo y recitando textos de amenaza y salvación. ¡Trataron de matarnos, sobrevivimos, comamos!

¿Qué magia mantuvo vivo a este templo familiar de memoria textual a través de 25 siglos?
Nosotros pensamos que la respuesta tiene algo que ver con la mezcla de pan y libros. Con esa leche materna única y verbal. Con la capacidad conjunta de las Tablas de Moisés con las Tablas de las cocinas maternas. Pensamos que la comida festiva familiar precedió mucho al púlpito de la sinagoga y al escritorio del estudioso."  


Las recetas que proponemos cada semana, en general están relacionadas a la parashá; pero a veces (como lo hicieron quienes seleccionaron las haftarot), tomamos inspiración en el calendario.

La receta de esta semana es Harira - la sopa de los reyes de Marruecos - que se sirve tradicionalmente para romper los ayunos.  Los musulmanes en Iftar - la comida que se sirve al anochecer para romper el ayuno diario durante Ramadán. Los judíos la sirven al finalizar el ayuno de Iom Kipur.  Esta semana coincidimos musulmanes y judíos en nuestros ayunos. El ayuno del 17 de Tamuz y Ramadán.




Matot en años anteriores:
Milanesa de Pescado - cuidando nuestras palabras
Matot - brochetas/palitos de verduras, quesos y frutas




Sopa Harira de Marruecos

Adaptada de Ottolenghi The Cookbook.  
4 porciones

La noche o día anterior, remojar
  • 1 taza (200 gr) garbanzos
  • 1 cucharita bicarbonato de sodio
  • Bastante agua hasta cubrir los garbanzos el doble de su altura

Para hacer la sopa, en una olla grande calentar
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Agregar y saltear hasta dorar
  • 1 cebolla picada
  • 200 gr carne en cubos chicos de 1 cm
  • 1/2 taza apio picado
  • 1/2 taza zanahoria picada
  • 3 dientes ajo picados
Agregar y llevar a hervor
  • 5 tazas de agua
  • Los garbanzos remojados (lavados y escurridos)
  • 2 latas (400gr x 2) tomate o 1 kg de tomate fresco picado
  • 2 cucharadas extracto de tomate
  • 1/2 cucharita sal
  • 1 cucharita pimienta negra molida
  • 1 cucharita comino molido
  • 1 cucharita gengibre molido
  • 1 palito de canela
  • 1 cucharita coriandro molido
  • Pizca de azafrán (ó 1 cucharita cúrcuma)

Hervir a fuego bajo hasta que la carne y los garbanzos estén blandos - 1 1/2 - 2 horas.

En este momento la sopa se puede enfriar y guardar para servir en los próximos días (puede estar hasta 3 días en la heladera) o congelar.

Para servir:
Calentar bien la sopa
En  Olives, Lemons & Za'atar comentan que los reyes de Marruecos ponían un huevo adentro para probar si la sopa estaba suficientemente caliente. Si el huevo no se cocinaba, la sopa no estaba bastante caliente y ¡pobre cocinero!

Agregar
  • 100 gr hojas tiernas espinaca o kale (col rizado)
  • 4 cucharadas cilantro picado (o perejil)
  • Jugo de 1 limón
  • Sal y pimienta

Servir acompañado de gajos de limón.









jueves, 10 de julio de 2014

Pinjas - Pescado con alcaparras

En la lectura de esta semana, parashat Pinjas, encontramos una instancia en la que la Ley es modificada para adaptarla a las nuevas circunstancias y a su época.

"Justo hablan las hijas de Tzelofjad; ciertamente les darás posesión de herencia en medio de los hermanos de su padre, haciendo pasar la herencia de su padre a ellas." (Bamidbar / Números 27:7)

Tzelofjad no tuvo hijos varones y, por lo tanto, no tenía herederos. Según la ley del momento, solo los hijos varones podían heredar a su padre. Estas mujeres valientes reclaman, explican y conquistan el derecho a heredar. Es un ejemplo más de la evolución dinámica de la halajá, escrito en la misma Torá. Entendemos de esta historia que es una mitzvá mantener la tradición actualizada y viva para nuestros días.
 
Kotel hamaarabí y un arbusto de alcaparras
En la Enciclopedia of Jewish Food de Gil Marks, comenta que la traducción del nombre Tzelofjad es Alcaparra Aguda. En hebreo moderno a la alcaparra se la conoce como Tzalaf Kotzani, proveniente del griego Kapparis Spinosa. La alcaparra es un capullo de flor muy utilizado desde la antigüedad para darle gusto a la comida, ya que crece en forma silvestre y con mucha facilidad por su rusticidad y resistencia. Estan en la tradición judía desde hace mucho tiempo ya que crecen en el desierto de Judea desde Metzadá y hasta las montañas de Jerusalem. Es conocido que muchos de los arbustos que crecen entre las piedras del Kotel Hamaarabí (el muro occidental del Monte del Templo) son de alcaparras.

Esta semana elegimos una receta con Alcaparras, para homenajear a estas hijas que lucharon por sus derechos, a pesar de las espinas que habían en el camino, y se la dedicamos a Libertad quién nos preparaba un exquisito pescado con alcaparras, y seguía los pasos de estas hijas.



Años anteriores:
Carne a fuego lento con ciruelas
Torta de naranjas rojas a la oliva
Granola frutada


Pescado con salsa de alcaparras

Ahora que la manteca volvió a ser "sana", podemos disfrutar de esta receta. El sabor que se consigue con el tostado de una sola cucharada de manteca por persona y con el agregado de las maravillosas alcaparras es suficiente para lograr una salsa deliciosa.

4 porciones
Tiempo: 30 minutos

Calentar el horno a 200°C

Preparar la salsa de alcaparras:

En una sartén derretir
  • 4 cucharadas (50 gr) manteca

Cocinar hasta que toma un color marrón claro, y retirar del fuego.  La manteca se va a seguir cocinando con el calor y si lo dejamos más tiempo corremos el riesgo de que se queme.

Dejar enfriar un poco y luego agregar con mucho cuidado (para evitar salpicaduras):
  • 4 cucharitas de alcaparras
  • Jugo de medio limón
Mezclar bien en la misma sartén y reservar.

Poner en una asadera de horno aceitada:
  • 4 lomos de pescado (lenguado o similar)
Rociar con 
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal 
  • pimienta

Hornear por 15 - 20 minutos

Para servir, calentar la salsa de alcaparras y cubrir los lomos de pescado con la salsa.

jueves, 3 de julio de 2014

Balak - Burrit@s que hablan

Una vez más encontramos una lectura que plantea muchas preguntas, nos hace pensar y deja muchos mensajes.
"Y abrió el Eterno la boca de la burra, y (esta) dijo a Balaam: ¿Qué te he hecho para que me hayas pegado ya tres veces?" (Bamidbar / Números 22:28)

Primero recordemos la historia: Balak rey de Moav se dá cuenta del éxito de Israel y contrata a Balaam para que descargue sus maldiciones sobre el pueblo de Israel. El mago sale al camino montado en su burra, hasta que se cruza un ángel en el camino y la burra se detiene. Balaam le pega a la burra porque no ve al ángel, y esta le hace una cantidad de preguntas que lo hacen reflexionar. Balaam ve al ángel y escucha sus palabras. Como resultado, Balaam bendice a Israel, en vez de maldecirlo.

Parashat BALAK lleva el nombre del malo de la historia, y llama la atención. Muchos maestros insisten que esta porción de la Torá debería llamarse BALAAM ya que termina bendiciendo a Israel.


Pero en Matkon Hashavua, fieles a nuestra interpretación poco ortodoxa, insistimos que debería llevar el nombre de LA BURRA QUE HABLA.

Y ahí surge otra pregunta: ¿por qué una burra y no un burro? cha, chan!!! 
En hebreo hay un sustantivo para el burro (jamór) y otro para la burra (atón), así que no es casual que sea femenina.
No pudimos encontrar en las fuentes y en el midrash una referencia directa a esta pregunta, así que es nuestra tarea buscar la respuesta y completar el texto con nuestra interpretación. Es posible que se haya querido hacer énfasis en el atropello y violencia del amo, ya que el sexo femenino ha sido el más atropellado, castigado y violado en sus derechos. Ante un castigo físico, un macho (o un burro) hubiera respondido con patadas o mordiscos.Pero en este caso, una hembra responde con preguntas.

Para pensar y conversar sobre esta pregunta que mejor que una receta de Burrit@s Parlantes?  No es invento. Buscando recetas de burritos, encontramos esta. Sí, existe una receta de "burros que hablan" (Talking Donkey Burritos) en la cocina Californiana-Mejicana.

Años anteriores:
Crepes de espinaca como los pliegues de las carpas de Iaakov.


Tortilla rellena de lengua, cilantro, cebollla de verdeo  y ensalada de repollo


pronto para cargar el burrito

Burritos parlantes

Adaptado de Talking Donkey Burritos en Food52.  
La idea de una receta con burritos para la parashá Balak es del libro "Eating the Bible".  Vale la pena animarse con esta receta con salsa de jalapeños con chocolate amargo - quedó muy, muy buena.

4 porciones
30 minutos (usando lengua o carne previamente cocida)


Salsa de jalapeños
Procesar:
  • 1 cucharada canela molida
  • Pizca de anis estrellado
  • 50 gr chocolate amargo
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de comino en polvo
  • 3 chiles jalapeños (con o sin semilla – dependiendo cuan picante lo quieran)
  • 1/2 cucharita sal

 Agregar un poco de agua hasta obtener una pasta.

Preparar el relleno:
Calentar una sartén de hierro y agregar
  • 3 cucharadas aceite oliva virgen extra

Agregar y dorar
  • 500 gr lengua cocida cortada en tiritas finas (ver como cocinar la lengua acá) También se puede usar otro tipo de carne o pollo cocidos.

Agregar la salsa de jalapeños y cocinar por unos 30 minutos, tapado, agregando caldo de la lengua o agua para que no se seque.

Calentar en una sartén las tortillas para que se ablanden.
  • 8 tortillas de harina o maíz

  • carne de lengua
  • cilantro picado
  • cebolla de verdeo picada
  • ensalada de repollo


También se les puede agregar:
  • Arroz
  • Pickles
  • Ensalada de tomate