jueves, 29 de diciembre de 2011

Vaigash - algo crocante para no pelearse en el camino


En esta parashá Iosef se re-encuentra con sus hermanos y al despedirse, cuando retornan a Canaán para buscar a Iaakov a contarle las buenas novedades y traerlo de regreso a Egipto, les dice:
No se peleen por el camino. Génesis 45:24
Los sabios del Talmud se concentran en el final de la frase: “el camino” dándole el significado de “El Camino” – o sea la Halajá – que marca el camino de la vida judía. Iosef les advierte a sus hermanos que no se dediquen a discusiones halájicas en este momento. El Rav Pinhas Peli sugiere que lo que le preocupa a Iosef es que sus hermanos usen argumentos halájicos para justificar sus acciones, y que lleguen a la conclusión que lo que le hicieron a Iosef estaba bien “de acuerdo a la Halajá”. Nuestros rabinos nos advierten del peligro de concentrarnos en la ley y que la Halajá no es una meta en sí misma sino una forma para llegar a la meta de una vida mejor.
Seguramente también Iosef cuando les dice a sus hermanos “no se peleen” es como cuando salimos de viaje con nuestros chicos.  Tratamos de evitar distracciones al conductor para tener un viaje seguro.  Tener algo para comer ayuda.  La abuela Chiquita siempre insistía que en los viajes en auto había que llevar algo “crocante” para asegurarnos que el conductor se mantenga alerta. 
Aquí tienen unos chips de pan de pita súper-crocantes para un camino sin peleas.

Chips de Pan de pita con hierbas
48 chips

Cortar al medio:

Cortar cada mitad en tercios (quedan 6 triángulos).
Cada triángulo separarlo en dos.
Poner en una asadera grande, sin encimar.

4 panes de pita
Pintar con
Aceite de oliva

Espolvorear con
Zaatar. 

Si no tenemos zaatar usar una mezcla de:
Hierbas (orégano, tomillo), 
semillas de sésamo, sal.


Hornear en horno fuerte hasta que las puntas estén doradas.
Enfriar sobre una rejilla y guardar en lata o bolsa bien cerrada.
Servir con humus, queso blanco, queso de cabra, etc.

Paso a paso:







martes, 20 de diciembre de 2011

Miketz - ensalada con pistachos - para dar

Esta semana nos encontramos una vez más con Iosef interpretando sueños. Pero el verdadero protagonista no son los sueños, sino la realidad que se desarrolla alrededor de estos.

Iosef interpreta los sueños del Faraón quien  lo nombra para que administre la abundancia en la época de vacas gordas y prevenir la escasez.  Los hermanos de Iosef en Canaán siguen la vida de pastores y llegan a los años de hambruna sin alimentos. Es así que todos (excepto Biniamin que queda con su padre Iaacov) viajan a Egipto para conseguir comida y allí, Iosef no solo les da comida, sino que además les ayuda a aprender de la difícil circunstancia. Sus hermanos, que años atrás lo vendieron a mercaderes, al reencontrarlo no lo reconocen. Iosef les da alimentos, pero les ordena que dejen a su hermano Shimón como rehén en Egipto y retornen a Canaan para traer, en su segundo viaje, a su hermano menor Biniamín.  A los hijos de Iaacov, no les es fácil convencer a su padre de retornar con Binamin a Egipto, pero al recrudecer la hambruna, no tienen otra opción.

El relato agrega que Iaacov les da  a sus hijos para que lleven los mejores productos del país: miel, higos, pistachos, almendras y más. Cuando los hijos de Iaacov vuelven por segunda vez a Egipto llevan de lo mejor que tenían para convidar. A pesar que estaban pasando hambre, igual llevan unas pocas almendras, algunos higos y miel. 
Esto nos enseña que por más necesidad que pasemos, siempre hay algo con lo que podemos deleitar al prójimo. Siempre hay algo que tenemos para dar. 

Ensalada verde con pistachos con vinagreta de miel y mostaza
Agregando unas nueces, y algo de fruta, transformamos unas hojas de lechuga en una ensalada especial.
6 porciones
Mezclar
4 tazas hojas de lechuga (verde, morada, crespa)
1 cebolla de verdeo cortada en rodajas finas

Cortar en gajos
4 damascos , 2 pelones ó 4 higos (a elección)

Picar (no muy chico)
50 gr pistachos pelados tostados salados 
(se puede sustituir por almendras)

Agregar a los verdes en forma decorativa.

En un frasco mezclar hasta disolver  
1 cucharita miel
1 cucharita mostaza tipo Dijon
4 cucharadas (60 ml) vinagre de manzana
Sal a gusto.
Agregar
180 ml aceite oliva

Agitar hasta formar una emulsión o procesar con licuadora de mano.

Condimentar la ensalada en el momento de servir.





miércoles, 14 de diciembre de 2011

Vaieshev - jalá de chocolate de los primeros panaderos

Esta parashá es la primera de cuatro parashot que nos cuentan la historia de Iosef. En esta semana nos encontramos con Iosef como intérprete de sueños del copero y del panadero del Farón. En el sueño del panadero:
"Y en el cesto de encima había toda especie de manjares para el Faraón, obra del panadero" (Génesis 40:17)
El sidur Etz Hayim comenta que "toda especie de manjares" se refiere a la gran variedad de panes y tortas que había en Egipto, según se describen en los textos jeroglíficos. La evolución en la panificación se produjo de forma importante durante la civilización egipcia, ya que fueron los egipcios los que descubrieron la fermentación con levadura y con ella el verdadero pan.

En honor a los primeros panaderos (y para disfrutar en las fiestas que se acercan) elegimos una receta de jalá con chocolate.

Jalá de chocolate
Rinde 2 jalot grandes o 4 chicas

Masa
Mezclar y dejar descansar 10 minutos
2 cucharadas levadura instantánea
¼ taza agua tibia
1 cucharita azúcar

Derretir
140 gr manteca
en
1 ¼ tazas (300 gr) leche caliente

Enfriar hasta que esté tibio, y recién entonces agregar y revolver
1 taza (200 gr) azúcar
1 cucharita sal
3 yemas
La levadura disuelta

Agregar y batir
5 ½ tazas (750 gr) harina

Batir hasta tener una masa homogénea y poner a leudar en un bol enmantecado y tapado. Leudar en la heladera de un día para el otro (8 a 12 horas) hasta duplicar su volumen.

Relleno
Derretir a baño maría o en el microondas
200 gr chocolate taza
Agregar y mezclar
50 gr manteca blanda



Armado de las jalot
Dividir la masa en 6 porciones (para 2 jalot) o 12 (para 4). Estirar cada porción en un rectángulo y cubrir con el relleno de chocolate. Enrollar para formar un rollo fino. Trenzar las jalot (dos jalot de tres rollos cada una).
Poner las trenzasen budineras enmantecadas.
Leudar por 2 – 3horas (o en la heladera de un día para el otro). Si se leudó en la heladera, sacar 30 minutos antes de hornear (mientras se calienta el horno).
Pintar con huevo batido.
Hornear a 180ºC por 40 – 50 minutos.

Esta semana estuvo complicada, así que hice las jalot en tres días: (1) la masa y leudado en la heladera; (2) relleno y armado y leudado en la heladera, y (3) horneado.

Masa leudada en la heladera, lista para trenzar.

Jalá rellena y trenzada, lista para 2do leudado en la heladera.


Jalá leudada durante la noche en la heladera lista para hornear.



domingo, 4 de diciembre de 2011

Vaishlaj

Esta semana continuamos con la historia de Iaakov, con sus desafíos y enfrentamientos. La Rabina Silvina Chemen nos hace notar que este es el momento del enfrentamiento más difícil: enfrentarse a sí mismo.
“Así se quedó Iaakov solo¸ y luchó con él un varón hasta que rayaba el alba” (32:24) y esta lucha lo transforma de tal forma que vuelve a renacer llamándose Israel “porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido” (32:28)
Se encuentra a sí mismo y pacta. Y así como en los nacimientos biológicos, renacerse es doloroso. Deja marcas, imprime huellas, para siempre. En el cuerpo y en el alma.
Nos cuenta la Torá sobre estas heridas “Y cuando vio que no podía con él, tocó la coyuntura de su muslo, y se desgarró Iaakov mientras luchaba con él” (32:26). Las heridas son tales que duran hasta hoy en las reglas de kashrut por las cuales Uruguay no exporta los cuartos traseros vacunos a Israel.
“Por tanto, no comen los hijos de Israel del tendón encogido, que está en la coyuntura del muslo, hasta el día de hoy” (32:33)
Aquí tenemos un ejemplo de una regla que han exagerado los ashkenazím, quienes descartan totalmente los cuartos traseros. Los sefaradim siguen las escrituras y extraen el nervio ciático para hacerlo apto. Hoy tenemos motivos para ser todos sefaradim!
Para esta semana elegimos una receta con carne. 

Cazuela de carne
6 porciones
Picar
1 cebolla
2 ramas de apio

Dorar en
1 – 3 cucharadas aceite de oliva

Agregar y revolver
3 dientes de ajo picados
4 cucharitas comino polvo
2 cucharitas coriandro polvo
2 cucharitas pimentón (dulce o picante)

Agregar y revolver bien, rompiendo los tomates con la cuchara
1 kg pulpa de carne sin hueso (bife ancho, aguja, falda) en cubos de 2 cm
2 latas tomate
Pimienta negra

Agregar hasta tapar la carne
1 - 2 taza de agua aproximadamente

Cocinar tapado, a fuego bajo por 1 ½ - 2 horas.

Agregar
6 zanahorias cortadas en diagonal, en trozos de 5 cm

Cocinar por otros 20 minutos, hasta que las zanahorias estén blandas.
Servir con arroz, papas o cuscús.
Se puede hacer con anticipación y congelar.