martes, 30 de agosto de 2011

Shoftim

Nuestros sabios encontraron en la parshá de esta semana una oportunidad para refleccionar sobre la ecología.
En Deuternomio 20:19 se prohibe la destrucción de árboles frutales que rodean a una ciudad sitiada:
“Cuando sitiares una ciudad durante un largo tiempo, luchando contra ella para poder capturarla, no debes destruir los árboles …… Podrás comer de ellos, pero no puedes cortarlos". 
Y en el versículo siguiente explícitamente se permite el uso de árboles “que no dan fruto comestible” para la guerra:
 “Solamente los árboles que tú sabes que no dan fruto comestible, éstos podrás destruir y cortar para sitiar la ciudad que te hace guerra, hasta su rendición”. Deuteronomio 20:20
Pero en el medio de estos dos versos tenemos una frase que comienza con "ki ha'adam etz hasade"
Y que es traducida de diversas formas por nuestros sabios.

Rashi la plantea como una pregunta: “¿Acaso los árboles del campo son humanos para retirarse de la ciudad sitiada? Es decir, los árboles que no tienen forma de defenderse no deben ser atacados.

Otros como el Majaral de Praga (Rabino Juda Loew ben Bezalel) describen “Porque el hombre es un árbol en el campo” como una metáfora. En el hombre la educación y la sabiduría son sus raíces. Un árbol con muchas ramas y frutos, pero pocas raíces se cae fácilmente. Así el hombre que no tiene conocimiento y sabiduría puede ser fácilmente desarraigado o destruido.

Esta dialéctica inspiró al poeta israelí Nathan Zach quién, luego de la Shoá, no sentía la misma confianza que Loew.
¿Cuando es el hombre como un árbol en el campo?
Como el árbol, el hombre florece.
Como el hombre, el árbol es cortado.
Y yo no sé donde he estado y donde estaré-como un árbol en el campo.

Es así que nosotros nos sumamos con optimismo: ¡cuidemos al árbol como un hombre en el campo!
Podemos oír el hebreo por Shalom Janoj y disfrutar de la torta que hacemos con los frutos que nos regaló el manzano. Este postre lo preparaba la abuela Raquel, y le agregaba toda su energía: ¡como un árbol en el campo!

Postre de manzana
Adaptado de Manual de Cocina, Instituto Crandon, Montevideo
Colocar en fuente de horno
3 manzanas en rebanadas finas

Mezclar y poner por encima
¾ taza avena
¾ taza azúcar rubia o negra
½ cucharita canela
¼ taza harina
¼ taza almendras molidas
¼ taza aceite oliva

Hornear
Horno: 190ºC 40 minutos

Servir tibio.
4 porciones
Se puede hacer con anticipación.

jueves, 25 de agosto de 2011

Reé


Moshé presenta frente al pueblo la posibilidad de elegir entre bendiciones y maldiciones dependiendo si obedecen o no a Dios. En esta parashá se detallan muchas de las leyes incluyendo las que tratan de kashrut (dieta judía) y las condiciones bajo las cuales podemos comer carne.
"según el deseo de tu alma podrás carnear y comer carne en cualquiera de tus ciudades, de acuerdo a la bendición que el Eterno, tu Dios, te ha dado" (Deuteronomio: 12:15)
Este versículo marca un cambio fundamental. Hasta este momento, los animales domésticos (vacas, ovejas, cabras) se podían carnear únicamente en los santuarios, ya sea para sacrificios o aún cuando el único propósito era para usarlos como comida. Esta regla era conveniente cuando era posible tener varios santuarios a través de la tierra. Pero al entrar en la tierra de Israel, se restringen los santuarios a un solo lugar (Deuteronomio 12:4-7). Esto afectó la vida religiosa de los israelitas, incluyendo el sistema de sacrificios, la celebración de las festividades, y hasta el sistema judicial. Un único santuario significaba que se hace difícil de cumplir con la regla de carnear únicamente en el santuario. Aquellos que vivían lejos hubieran podido comer carne solamente en las pocas veces que lo visitaban. Para evitar esta limitación, es que se comienza a permitir el carneado de animales fuera de los santuarios, y así “podrás carnear y comer carne en cualquiera de tus ciudades”. Este es un ejemplo (y en la misma Torá) de cómo en nuestra tradición las reglas se adaptan al cambiar las condiciones y el contexto. Dios entiende que una ley debe ser modificada si hay un deseo que viene del alma.

Entonces para acompañar la carne, un buen chimichurri. Lo básico del plato es la carne, pero el condimento le agrega ese gusto especial que queremos. Con el chimichurri transformamos la carne en un plato rioplatense; nuestro.

Salsa chimichurri

Mezclar
1 taza perejil picado
2 cucharadas morrón rojo picado
1/4 taza cebolla verdeo picada
1 cucharada ajo picado
1 cucharita adobo
1 cucharita orégano seco

Agregar
1 cucharada vinagre manzana
3 cucharadas aceite oliva
1/2 cucharada de sal gruesa disuelta en 1/2 taza agua

Guardar tapado en la heladera.

lunes, 15 de agosto de 2011

Ekev

“y tu comerás y quedarás satisfecho y bendecirás al Señor Tú Dios por la buena tierra que Él te ha dado”. Devarim 8:10

Este pasuk es el origen de la mitzvá de Birkat HaMazón (la bendición después de las comidas). Esta bendición es bastante larga e incluye varias plegarias que van más allá de la comida (mencionando a Jerusalém, la comunidad, dando gracias a nuestros anfitriones).

El Rabino Bradley Shavit Artson pregunta: “¿porqué bendecir después de la comida, cuando ya tenemos nuestras necesidades satisfechas? Dios no necesita nuestro agradecimiento.” ¿Y muchos de nosotros agregamos, porqué una bendición tan larga y complicada?

Los Sabios usaron la experiencia de la comida como una oportunidad para hacernos sentir el milagro de la vida. Cada comida es una oportunidad para darnos cuenta de cuantos pasos maravillosos se tuvieron que dar para que podamos satisfacer nuestras necesidades: desde la producción en el campo pasando por la preparación de los alimentos hasta llegar a nuestra mesa. La realidad es que cada comida involucra un proceso largo y complejo, lleno de pequeños milagros que no podemos dar por sentado.

Birkat HaMazon es una oportunidad para decir gracias, compartir nuestras bendiciones y también recordar las necesidades de los otros.

Los Sabios indican que debemos agradecer después de cada comida que incluya alguna de las 7 especies (sheva minim) de la Tierra de Israel mencionadas en esta parashá: Devarim 8:8 “tierra de trigo, y de cebada, y de vid, y de higos, y de granada; tierra de olivos, y de miel (de dátiles)”
Esta receta de manzanas especiadas incluye algunas de las 7 - pero no es larga ni complicada!.


Manzanas especiadas al horno





Sacar el centro y poner en una fuente para el horno
6 manzanas

Mezclar y rellenar el centro de las manzanas (apretando bien)
1/3 taza pasas uva
1/3 taza dátiles picados
1/3 taza higos secos picados
½ cucharita canela
¼ cucharita nuez moscada
Ralladura y jugo medio limón
2 cucharadas miel

Volcar sobre las manzanas
1 taza agua
3 cucharadas de miel
Hornear tapado a 200ºC 30 minutos.
Destapar y seguir horneando hasta que estén completamente blandas - probar con la punta de un cuchillo – aproximadamente 30 minutos más.
Servir frías o tibias.


6 porciones
Se puede hacer con anticipación.

martes, 9 de agosto de 2011

Vaetjanan

En esta parashá, Moshé continúa su discurso de despedida con historias, leyes e instrucciones. En Devarim 4:2, leemos: “No agregarás nada a lo que yo te ordeno, ni quitarás nada de ello.” Sin embargo, sabemos que muchas leyes y costumbres han sido agregadas (y muchas se han suprimido) al cambiar las circunstancias a través de los siglos. La clarificación de las leyes, no se consideraba como “agregado”. La perspectiva moderna Masorti / Conservadora ve a la Torá como un organismo vivo, que constantemente renueva las viejas células, cambiando y adaptándose a nuevas circunstancias sin precedentes. Extender la aplicación de la ley para hacer frente a los requerimientos de hoy en día no es “agregar o quitar”.

El shabat en que se lee Vaetjanan, se le conoce como shabat Najamú. Comienza un período de 7 semanas de consuelo y esperanza, que nos llevarán hasta Rosh Hashaná. Unos días después, el 15 de Av, tenemos la celebración de Tu Be’Av, la fiesta del amor en el calendario hebreo (¡y el cumpleaños de David!) Al mismo tiempo, en el hemisferio sur, comienzan a alargarse los días, y ya parece que el invierno se despide. Entonces, para festejar y celebrar, ¡una tarta de frutilla!

Resulta un poco herético comparar la Ley con la Cocina, pero nos arriesgamos! Si queremos que la receta siga siendo la misma, es importante no agregar o quitar nada. Cambiar las proporciones de los ingredientes (o modificar el procedimiento indicado) puede cambiar el resultado y obtenemos un plato diferente.
Ahora bien, adaptar la receta para aprovechar productos de estación o ingredientes que ya tenemos en casa, es cambiar la receta, o no?





TORTAS ORIGINALES
PARA GENTE MUY ESPECIAL

(de Alicia y Helen)
Tarta de frutillas
Base



Procesar
150 gr manteca
½ taza azúcar
2 yemas
1 huevo
Ralladura de un limón
2 tazas harina
2 cucharitas polvo hornear

Estirar en una tartera desmontable de 30 cm. Pinchar con un tenedor.
Hornear en horno moderado 20 minutos.
Enfriar

Relleno




Lavar, sacar los cabos, secar sobre papel absorbente y cortar al medio

750 gr frutillas
Preparar la gelatina para decorar.
Seguir instrucciones de paquete y enfriar hasta punto de “clara de huevo”

1 paquete de gelatina de frutilla (4 porciones)
Crema chantilly: Batir hasta que forme picos firmes
100 ml crema doble
2 cucharadas azúcar impalpable
1/2 cucharita extracto vainilla

Armado de la tarta





Sobre la masa cocida, poner una capa fina

Dulce de ciruelas (100 gr)
Poner en forma de abanico

Frutillas cortadas
Cubrir con

Gelatina semi –coagulada
Decorar el borde con
Crema chantilly

12 porciones
Servir en el día.

lunes, 1 de agosto de 2011

Devarim


Este shabat comenzamos a leer el libro de Devarim – Deuteronomio. En este libro Moshé da su último discurso al pueblo de Israel, mientras se preparan a entrar a la tierra de Canaán.
En esta primer parashá, Moshé describe las travesías del pueblo en el desierto, mencionando los lugares por donde pasaron, entre los cuales se encuentra Kadesh-Barnea - hoy en al sur del Negev en la frontera con Egipto.

Barnea le da el nombre a un nuevo cultivar de olivo israelí desarrollado por el Prof. Shimon Lavie y que se cultiva en muchos países, incluido el Uruguay. El Barnea tiene un alto rendimiento y produce un aceite de oliva muy delicado.

Aceitunas Barnea
Todo inicio tiene una mezcla de sensaciones. Al comenzar un libro sentimos pereza por los cientos de páginas que estamos enfrentando y a la vez imaginamos con curiosidad lo que podremos descubrir en el texto. Leemos la tapa, la contratapa, el resumen, datos sobre el autor y nos lanzamos al prólogo.
Parashat Devarim es el flashback al "capítulo anterior de la serie" y a la vez nos prepara para revivir en el nuevo libro "lo más significativo" de la historia de los cuatro anteriores. En ese sentido, prepara el aroma y el ambiente con que vendrá el texto que sigue.
Entonces, para entrar en el libro de Devarim, una “entrada” con la que siempre comenzamos nuestra cena de shabat - bruschettas de tomate con aceite de oliva. El aroma del ajo, suavizado por las caricias de las olivas, nos prepara para saborear y compartir la cena familiar.

Bruschettas de tomate

Cortar en dados bien chiquitos
3 - 4 tomates bien maduros (redondos, perita o cherry)


Agregar
1 cucharada hierbas frescas (elegir de acuerdo al gusto y disponibilidad): ajo, cebolla verdeo, echalote, albahaca, orégano

Condimentar con:
Sal
Pimienta
2 - 3 cucharadas de aceite de oliva

Dejar reposar por 1 - 2 horas, o de un día para otro.
Servir con tostaditas de pan.