lunes, 25 de junio de 2012

Jukat - multicolor de arroz, calabaza, semillas, especies


Wadi Zin  -   Foto: Ianai Silberstein
Esta semana leemos:

"Y llegó toda la congregación de los hijos de Israel al desierto de Zin … y allí murió Miriam … Y no hubo agua para la congregación"  
(Bamidbar-Números 20:1-2)

Cuenta el midrash que "el pozo de Miriam" nos acompañó durante los años del desierto. En la Torá aparece asociada a la bendición del agua. Con su muerte la congregación la extraña; y también al agua.

No sabemos exactamente donde está enterrada Miriam - no tenemos monumentos que nos marquen su tumba. Lo que tenemos es un hilo de agua - Nahal Zin - que recorre parte del Neguev, muy visitado por los amantes del desierto.

No es coincidencia que en ese lugar está ahora el campus Sde Boker de la Universidad de Ben Gurion (BGU) donde estudiantes de todas partes del mundo colaboran para encontrar soluciones a la falta de agua. Seguramente inspirados por Miriam, quien vive entre ellos y los acompaña gota a gota.

Los estudiantes de Sde Boker no solo estudian: cultivan frutas y verduras, las cocinan y crean sus propias recetas. Así como ellos editaron sus recetas en un hermoso libro, nosotros compartimos una de ellas por colorida y deliciosa.



Hace un año: Caldo vegetariano con kneidalaj de oliva

Arroz con calabaza, semillas y especies
Adaptado de Lee Recht, en “A Taste of Sede Boqer. Recipes from students of the Jacob Blaustein Institutes for Desert Research Ben-Gurion University of the Negev."

Poner en una asadera de horno
½ calabaza cortada en cubos
Agregar y mezclar bien
2 cucharadas aceite oliva
Tomillo fresco
Romero fresco
Sal
Pimienta
Hornear en horno fuerte 30 minutos hasta que esté blanda y dorada.

En una olla saltear hasta sentir el aroma de las especies
2 cucharadas aceite oliva
1 palito de canela
4 semillas de cardamomo

Agregar y saltear por 2 minutos

1 taza de arroz integral
Agregar
2 tazas de agua
Cocinar parcialmente tapado por 45 minutos hasta que el arroz está cocido. Retirar las especies.

En un sartén, o en el horno (cuidando que no se quemen), tostar
½ taza semillas de girasol
Para servir:
Mezclar la calabaza con el arroz y salpicar las semillas por arriba.


3 comentarios:

  1. Si hubiera sido esta semana, hubieran tenido agua para la congregacion :), el viernes nos bañamos en las aguas del wadi Javarim y Karkash donde desembocan en el wadi Zin! lluvias de verano, suena como un midrash de tiempos modernos.
    besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anoche leía a Rambam, quien se pregunta en la Guia de los Perplejos si los milagros son hechos naturales o sobrenaturales. La lluvia de verano, sin duda es un milagro natural.

      Si Miriam vuelve antes del próximo Shabat, mandenle un beso desde Uruguay!!

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar