miércoles, 1 de julio de 2015

Balak - morrones invisibles

El año pasado ya contamos la historia del profeta pagano Balaam y su burra/asna que tiene la particularidad de ser un animal que habla (algo no muy común en una historia bíblica) y que acompañamos con una receta de Burritos parlantes.  Pero esta asna no solo habla sino que tiene la capacidad de ver lo que es invisible a los ojos de Balaam:
"Y la asna vio al ángel del Eterno puesto de pie en el camino, con su espada desenvainada en su mano, y se desvío el asna del camino, y anduvo por el campo. Y golpeó Balaam al asna para hacerla volver al camino." (Bamidbar / Números 22:23)

La asna ve al ángel, no una vez, sino tres veces (22:23, 22:25, 22:27).  Los comentaristas no comentan sobre el hecho que quien ve y habla es una asna, no un asno.  Es más,  en el Tzena Urena (escrito en 1590 por un hombre), neutralizo el sexo del asno. Irónicamente el Tzena Urena fue escrito por Rabbi Shlomo ben Isaac Ashkenazi con comentarios simplificados de la lectura semanal de la Torá y pasajes del Talmud para que sea de fácil lectura para las mujeres. Tzena Urena proviene del cantar de los Cantares 3:11 "Tzena Urena bnot Tzion" (Salgan y vean hijas de Sion).

En resumen, aunque se lo quiera soslayar, solo una asna femenina podía tener la sensibilidad e inteligencia para ver el ángel y hablar; aunque para muchos sea invisible.

A diferencia de las comidas a la parrilla, donde la carne o verduras estan a la vista, las comidas de olla estan ocultas y no visibles hasta que las servimos en el plato. Algo similar pasa con el cocinero-asador que se luce al preparar y servir el asado, mientras que la cocinera de olla es invisible al momento de servir la comida.

Esta semana elegimos morrones rellenos cocinados en la olla, para recordar a los invisibles que estan presentes.


Comentarios y recetas de años anteriores
  1. Burritos parlantes - en honor a la burra que le habla a Balaam
  2. Crepes de espinaca - con dobleces como las tiendas de Jacob que bendice el profeta pagano Balaam

Morrones rellenos
Adaptado de la receta de Amber Hill y Assaf Chen (padres de Indra, amiga de Iael y Florencia), en “A Feast from the Desert. International students share their récipes.” Universidad de Ben Gurión.  La receta de Amber y Assaf lleva garbanzos que yo susituí por carne.  Receta tradicional de los judíos de Alepo, Siria del padre de Assaf (Zion Chen). 

4 - 5 porciones

Antes de empezar seleccionar la cantidad de morrones (rojos, verdes, amarillos) necesarios para llenar nuestra olla de forma tal que queden parados y bien juntos.  Yo usé 5 morrones, pero depende de la olla que tengan.  Si los morrones son demasiado altos para la olla que tenemos y sobresalen, cortarles una parte para que queden más bajitos y se pueda tapar la olla.

Preparar el relleno
Calentar en una sartén mediana
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Agregar
  • 1 cebolla mediana picada

Saltear hasta que tome color dorado.
Agregar
  • 1 taza de arroz Urumati (o Basmati)

Mezclar revolviendo hasta que los granos de arroz queden opacos y un poco tostados.

Poner en un bols junto con
  • ½ kg de carne picada (o 1 taza de garbanzos cocidos)
  • 2 zanahorias medianas ralladas
  • ½ taza nueces tostadas picadas
  • 1 ramo de menta picada
  • 1 ramo de perejil picado
  • Sal, pimienta negra molida
  • Pimentón dulce

Mezclar bien.

En una olla de fondo grueso, profunda con tapa, poner
  • 3 cucharadas de aceite virgen extra

Cubrir el fondo de la olla con
  • 2 papas peladas cortadas en rodajas de 1-2 cm de grosor


Cortar la parte de arriba de los morrones y sacarles las semillas y guardarlas – las vamos a usar para tapar los morrones.

Rellenar los morrones con la mezcla de arroz, sin apretar mucho, y ponerlos parados en la olla sobre las papas. Tapar cada uno con su tapa.
Si sobra relleno se pueden hacer bolitas y poner al lado de los morrones.

Cubrir los morrones con
  • 1 ½ taza de tomate concentrado
  • Agua necesaria


Tapar y llevar a hervor.  Cocinar a fuego bajo por 50 – 60 minutos.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario