lunes, 4 de julio de 2011

Balak




Esta parashá cuenta la historia de Balak, Rey de Moav que contrata al profeta pagano Balaam para maldecir a los israelitas. Pero Dios interviene de tal forma que Balaam solo puede bendecir.

Balaam mira hacia el desierto y al ver a Israel acampando formando una hermosa comunidad, los bendice. Usa palabras que conocemos muy bien ya que las pronunciamos cada vez que entramos a la sinagoga “Ma tovu ohaleja Iaakov, mishkenoteja Israel - ¡Cuán bellas son tus tiendas, oh Jacob, tus moradas, pueblo de Israel! “ (Números 24:5).


El Rabino Dr Reuven Hammer en su comentario del Sidur “Or Hadash” comenta: estas palabras son apropiadas para recitar cuando entramos a la sinagoga, ya que los Sabios interpretaron la palabra “ohaleja” “tus tiendas” como las sinagogas y casas de estudio. Y por otro lado el Talmud basa sus requerimientos de respeto de privacidad en este verso, explicando que Balaam, bendijo a las tiendas de Iaakov, porque estaban dispuestas de tal forma que una familia no podía ver dentro de las otras carpas, mostrando respeto por la privacidad personal.


El comentario publicado esta semana en el blog de
Temple Beth Shalom me hizo preguntarme ¿cómo nos vería Balaam ahora a nosotros? Por un lado estamos encerrados en “tiendas” con muros cada vez más altos, rejas y barreras; y sin embargo, al mismo tiempo abrimos nuestro mundo privado a través de internet, Facebook, Twitter.

El desafío es como crear una comunidad/casa como “las tiendas de Iaakov”, que mire fuera de los muros y que que merezca ser bendecida.
Para la receta de esta semana con David elegimos crepes. Los dobleces de los crepes nos hacen acordar a las orejas de las carpas. En su fuente, todos ordenaditos como las tiendas en un campamento, y con su relleno “privado”.



Crepes de espinaca
Masa crepes
Licuar
3 yemas
2 tazas harina
2 tazas agua Salus con gas
Sal, pimienta
Dejar reposar por lo menos una hora.
Cocinar los crepes (12) en una sartén chica enmantecada a fuego mediano.

Relleno para 12 unidades
Lavar
Hojas de una atado de acelga (750 gr)
Hojas de un atado de espinaca (350 gr).

Escurrir las hojas y cocinar en el microondas en un bols de plástico tapado, 2 - 3 minutos (dependiendo del tamaño del bols y potencia del microondas).
Enfriar las hojas cocidas sobre un colador.
Escurrir apretando con las manos para sacar toda el agua.

Picar las hojas.

Saltar
3 cebollas de verdeo ó 2 puerros picados (parte blanca y verde).
2 cucharadas aceite de oliva

En un bols grande, rallar
300 gr. queso tipo Fontina (Dambo, Gouda, Emmental, Colonia Oriental)

Agregar y mezclar bien
Las cebollas / puerros y las espinacas/acelga picadas.
½ taza perejil picado
Nuez moscada a gusto
Pimienta negra a gusto

Para armar los crepes:
Distribuir 6 crepes sobre mesada de la cocina (esto facilita la distribución uniforme del relleno).
Poner una cucharada colmada de relleno en la parte de abajo a la izquierda del crepe.
Doblar la parte de arriba sobre la de abajo y luego la parte de la derecha sobre la izquierda.
De esta forma se puede hacer un crepe con mucho relleno, minimizando la posbilidad que se rompa.

Poner en una asadera aceitada.

En este momento se pueden guardar en la heladera, o en el freezer.


Para servir
Cubrir los crepes con
250 ml crema doble
½ taza de almendras fileteadas (opcional)

Calentar tapado en horno 200ºC 20 - 30 minutos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario