lunes, 18 de julio de 2011

Matot - brochetas de verduras, quesos y frutas

Esta parashá, como muchas otras, toma su nombre del primer versículo de la parashá: “Habló Moshé a los jefes de las tribus (matot) de los hijos de Israel..” (Números 30:2). Las tribus de Israel se preparan para entrar a la tierra de Israel y comenzar el período de asentamiento.
La Rabina Silvina Chemen en su libro Torá y Encuentro (Comunidad Bet El, 2009) reflexiona sobre dos palabras en ivrit que se usan para designar a tribus: matot y shvatim. Maté: palo / bastón y shevet: rama, brote, vástago. Ambas son usadas como símbolos de conducción, poder, y milagros. En esta parashá, a diferencia de ocasiones anteriores, se usa la palabra matot. Luego de 40 años en el desierto, las tribus ya están consolidadas y organizadas para cada una tomar su lugar en la tierra de Israel. Cada una con su carácter e identidad – se parecen más a la madera de un tronco que a una rama flexible y seguramente por eso el uso de “matot”. Cuando alguna de las tribus decide separarse, como lo hacen las tribus de Gad y Menashé (Números 32:5), que prefieren quedarse del otro lado del río Jordán, esto puede ser un riesgo. El riesgo consiste en que la tribu /shevet se olvide del tronco que le dio origen.
Pero, como explica el Rav Pinchas Peli en Torah Today, Gad y Menashé le hacen saber a Moshé que esa no es su intención y se ofrecen a ser jalutzim (Números 32:17) en la conquista de la tierra junto con las otras tribus. Es que si bien eligen su propio camino y se quedan del otro lado, mantienen el compromiso y sus vínculos con todo el pueblo de Israel. Y es entonces que Moshé acepta su decisión y los considera “liberados para con el Eterno y para con Israel” (Números 32:22).
Cuando los vástagos se separan, es un riesgo. Pero, al igual que Moshé, son riesgos que hay que aceptar, en la seguridad que al igual que Gad y Menashé no van a olvidar sus orígenes.
Esta semana coincide con el viaje de nuestro hijo Dan a Israel. Hoy embarcó para unirse a su hermana Iael y disfrutar de unas semanas de vacaciones con familia y amigos. Unos allá, otros acá, pero siempre unidos!

Inspirada en palos y ramas, para la receta de esta semana elegí unas brochetas - matot de verduras, quesos y frutas, frescas y coloridas.


Brochetas caprese
Cortar a la mitad
500 gr tomates cherry
250 gr mozzarella en bolitas chicas
Intercalar en palitos de brocheta de 8 cm con
Hojas de albahaca
Antes de servir
Salpimentar
Rociar con gotas de aceite de oliva
Brochetas de frutas
Cortar en cubos chicos o bolitas frutas de estación, como por ejemplo:
Frutillas
Manzanas
Gajos mandarinas
Ananá
Melón
Uvas

Intercalar en palitos de brocheta.
Servir con salsa de chocolate tibia

Salsa de chocolate
Derretir al baño maría o en el microondas
100 gr chocolate amargo buena calidad
Agregar y mezclar
¼ taza café
1 cucharita azúcar
2 cucharadas licor naranja o similar


3 comentarios:

  1. Hoy nos comimos las brochetas de la foto. Las brochetas de los de este lado del mar, y también las otras!

    ResponderEliminar
  2. MAzl tov por la iniciativa y por el hermoso texto, gracias por compartirlo!!!
    Aprovecho a mandarles el blog de monica
    www.hoycocinamoni.blogspot.com
    Ale

    ResponderEliminar
  3. Quiero decir que esta receta es lo mas :)
    Y que a falta de Mot que nos guie, consegui un GPS para poder llevar a mi hermano por el buen camino y sin perdernos demasiado en la tierra de Israel ;) esperando que sea un "simbolo de conducción, poder, y milagros"
    Besoss

    ResponderEliminar