miércoles, 24 de junio de 2015

Jukat - vaca roja y otra sopa roja!

Esta semana leemos sobre el incomprensible ritual de la vaca roja que comienza así:
"Di a los hijos de Israel que tomen en tu nombre una vaca toda roja, que no tenga defecto" (Números / Bamidbar 19:2)
Este es uno de los tantos rituales y mandamientos que no tienen explicación ni en el texto de la Torá ni por parte de nuestros sabios. Pareciera que el propósito es ese: enseñarnos a aceptar que hay cosas sobre las cuales no hay explicación.

Raban Iojanan ben Zakai expresa esta idea (Midrash Tanjuma Parashat Jukat) cuando un mago le dice que los rituales como el de la vaca roja parecen brujerías. Su respuesta es que así como ustedes tienen ceremonias para expulsar demonios y espíritus que no estan basados en la razón, nosotros tenemos una ceremonia para alejar la impureza de la persona. A sus alumnos les dice que la Torá no solo opera en el campo de la razón humana. Hay un conjunto de instrucciones que solo es posible llegar a ellas a través de la legislación de la Torá: Tefilin, Brit Milá, Shofar. Y estos son solo algunos de los ejemplos de mandatos que no son racionales.

A diferencia de la Torá, nuestras recetas tratan de seguir alguna relación lógica con la lectura semanal. Esta semana seguimos la lógica del color y cocinamos una sopa roja.

Comentarios y recetas de años anteriores:
Sopa de Pollo - Shorabit Djaj - sopa reconfortante para los quejosos de la comida
Sopa de morrones - Vaca roja  - otra sopa roja!
Arroz multicolor con calabaza, semillas y especies del desierto de Zin, Sde Boker
Caldo vegetariano con kneidalaj a la oliva - recordando a Miriam y su pozo de agua


Sopa crema de tomate
Adaptado del Manual de Cocina del Instituto Crandon.
6 porciones

Poner en una olla
  • 1 cebolla picada en trozos grandes
  • 2 tazas de pulpa concentrada de tomate
  • 2 tazas de agua
  • 1 cucharita de azúcar rubia

La pulpa concentrada de tomate se puede sustituir por 4 tazas de pulpa de tomate de lata, tomates frescos o jugo de tomate natural.
Hervir a fuego bajo tapado por 15 minutos.

En otra olla preparar una salsa blanca liviana.  Mezclar bien:
  • 2 cucharadas aceite oliva virgen extra
  • 2 cucharadas harina

Agregar despacio revolviendo bien para que los grumos se deshagan
  • 2 tazas de leche

Poner a fuego bajo y siempre revolviendo llevar a hervor.  Cocinar por 5 minutos, a fuego bajo, revolviendo, hasta que la harina se cocine bien.

Procesar la pulpa de tomate con la cebolla en la licuadora o con procesador.
Agregar a la salsa blanca. (Opcional: colar antes).
Revolver bien.

Condimentar con
  • 1 cucharita paprika dulce
  • Pimienta molida
  • Sal

Servir bien caliente. Cuidar al calentar que no hierva para que siga cremosa.

Se puede congelar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario