jueves, 3 de diciembre de 2015

Vaieshev - Ensalada de Tamar, dulce y colorada

Esta semana seguimos las historias de nuestros patriarcas y matriarcas. Años anteriores nos concentramos principalmente en las historias de Iosef, sus sueños y las peleas entre hermanos (ver los comentarios y recetas), pero en esta parashá está también la historia de Tamar de quien desciende el rey David. (Recomendamos ver este comentario sobre Tamar como nuestra quinta matriarca)

Judá, hermano de Iosef, tiene tres hijos. Tamar se casa con Er, el hijo mayor de Judá, quien muere sin dejar descendencia. Luego Onan, el segundo hijo de Judá, se niega a cumplir con la ley del levirato y tener hijos con Tamar. Finalmente, no se cumple la promesa de Judá a Tamar de casarla con su tercer hijo Shela. Al quedar Tamar desprotegida como viuda sin hijos y sin otras opciones en la sociedad patriarcal bíblica, decide tomar acción: se disfraza de prostituta, engaña a Judá y logra quedar embarazada y de esa forma asegura su futuro.  La Torá reconoce sus acciones:
"Y lo reconoció Judá y dijo: Más justa es ella que yo [tzedaká mimeni], por cuanto no le he dado a Shelá, mi hijo." (Génesis / Bereshit 38:26)
El significado de Tamar en hebreo es palmera datilera, y en honor a las mujeres como Tamar, es que hicimos esta ensalada usando los deliciosos dátiles Medjool que nos trajeron Iael y Oren como delicioso regalo de Carol del Kibutz Ketura.

El otro ingrediente de la ensalada que se relaciona con la parashá es la cebolla colorada.  Cuando Tamar va a dar a luz:
"... había mellizos en su vientre. Y sucedió que cuando paría, el uno sacó la mano; y tomándola la partera, le ató un hilo colorado, diciendo: Este salió primero." (Génesis / Bereshit 38:27-28)
De aquí es que viene el uso de hilo rojo en la tumba de nuestra matriarca Raquel y también para la suerte. ¿Una costumbre supersticiosa? O como dice la Rabina Geela-Rayzel Raphael un símbolo de nuestro poder de acción en situaciones que parecen fuera de nuestro control.



Ensalada verde con dátiles y almendras

Adaptado de Yotam Ottolenghi y Sami Tamimi.  Hay muchas variedades de dátiles. Si pueden conseguir Medjool son los ideales para esta ensalada.  Con el pan de pita podemos hacer unos croutons muy útiles para usar en  ensaladas y sopas porque son muy crocantes y no se ablandan fácilmente.  

4 porciones

Mezclar
  • 1 cucharada vinagre blanco
  • ½ cebolla colorada cortada en rodajas finas
  • 100 dátiles Medjool sin carozo cortados en cuartos a lo largo 
Marinar por unos 20 minutos (no mucho más ya que sino se deshacen los dátiles) y luego escurrir el vinagre.

Tostar en el horno (por separado) hasta que estén doradas
  • 100 gr pan de pita cortada en trozos chicos a mano (no con cuchillo)
  • ½ taza (75 gr) almendras picadas grueso
Al tostarlos por separado evitamos que las almendras se quemen, ya que el pan se tuesta más rápido.  Se pueden tostar también en un sartén sobre el fuego, pero en el sartén siempre algunas almendras se me queman y quedan amargas.

Armar la ensalada con
  • 150 gr de hojas verdes (espinaca, rúcula, lechuga morada, lechuga crespa, kale, etc)
  • Los dátiles y la cebolla
  • Los croutons de pan de pita y las almendras
Condimentar con
  • Jugo de limón
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta

No hay comentarios.:

Publicar un comentario