jueves, 11 de septiembre de 2014

Ki Tavo - creando santidad - postre de limón y frutillas

Las primicias siempre me gustaron; es probable que sea porque me reencuentro con un sabor que trae consigo el recuerdo de momentos de alegría y satisfacción. Con los años aprendí a reconocer en ellas un encuentro con el sabor de la vida. En especial si son frutillas que llegan en agosto para mi cumpleaños.

El texto de esta semana, nos propone agregarle a este placer una dimensión de santidad y encuentro con lo inmanente:
"Tomarás de las primicias de todos los frutos del suelo, que recogieres de la tierra" (Devarim / Deuteronomio 26:2)
La parashá de esta semana comienza detallando la ofrenda de los primeros frutos de la tierra que se llevaba al Templo. Las palabras de Torá describen con muchos detalles cómo debe hacerse esta ceremonia, cómo se llevan los frutos, incluyendo las palabras de la bendición correspondiente. El año pasado nos inspiramos en las instrucciones de esta ceremonia para una receta con canastas llenas de hierbas y quesos.

Para este año encontramos inspiración en Dr. Bonna Devora Haberman, quién se concentra en nuestro compromiso con las primicias.

postre con flores de manzanilla
Una de las razones para destacar el grado de participación de las personas para crear la santidad, es aumentar nuestra responsabilidad en lo que consideramos sagrado. Más que un factor inmutable, la santidad de nuestra tierra y nuestra vida es responsabilidad nuestra.
Si somos nosotros mismos los que llevamos las primicias, asumimos la responsablilidad y creamos la santidad. No encargamos las Primicias a un Servicio por internet; no pedimos que lo entregue un Delivery o una empresa de Logística. Ponemos de nuestro tiempo, nuestra energía, nuestro cuidado y cariño para tomar las primicias y recogerlas con nuestras propias manos para transformarlas en una ofrenda personal y única.

Este año la receta va con un ejemplo de primeros frutos: las primeras frutillas que aparecen en Montevideo; y las decoramos con flores naturales de manzanilla. Primicias con sabor, color y aroma únicos e intransferibles.

Años anteriores:

  1. Canastas de sueños, hierbas y quesos
  2. Verduras asadas con miel y con pasión
  3. Pollo crujiente  y bendiciones

Postre de frutillas y limón
Esta es una mezcla de la receta de crema de limón de Ottolenghi con las primeras frutillas de estación.  La crema de limón se puede hacer con anticipación y tener guardada en la heladera por varios días.  El postre hay que armarlo antes de servir – las frutillas cortadas hay que comerlas enseguida.
 


Tiempo de preparación: 30 minutos + varias horas en la heladera para enfriar la crema de limón
6 porciones

Crema de limón inglesa (lemon curd) de Yotam Ottolenghi y Sami Tamimi
Poner en una olla chica de fondo grueso:
  • Ralladura de 2 limones
  • 100 ml de jugo de limón (2 – 3 limones)
  • ½ taza (100 gr) azúcar
  • 2 huevos
  • 2 yemas
  • 50 gr manteca

Llevar a fuego bajo y mezclar con un batidor de alambre, revolviendo siempre, hasta que empiece a hervir (se forman unas burbujas grandes).  Hervir por un minuto y sacar del fuego.
Agregar
  • 50 gr manteca cortada en cubos

Mezclar hasta que la manteca se derrita.
Colar la crema en un recipiente o bols.  Cubrir la crema con envoltura de plástico y llevar a la heladera por lo menos por 6 horas.

Armado del postre:
Repartir la crema en 6 copas o fuentes individuales.
Cubrir con
  • 200 gr frutillas cortadas


No hay comentarios.:

Publicar un comentario