viernes, 26 de abril de 2013

Emor - Espirales de Rahab

Cuatro veces encontramos en la Torá referencias al calendario hebreo, y esta semana es una de ellas. El ciclo semanal que culmina en el Shabat, el ciclo anual de las festividades y los períodos especiales como la cuenta del Omer marcan los tiempos de la vida judía. Esta semana coincide con Lag Baomer (el dia 33 de la cuenta desde Pesaj hasta Shavuot).
"Seis días estará permitido trabajar, mas en el día séptimo será sábado solemne, santa convocación; ningún trabajo haréis, sábado es para el Eterno en todas vuestras moradas.  Estas son las solemnidades fijas consagradas al Eterno, las santas convocaciones que habréis de proclamar en su tiempo señalado." Levítico/Vaikrá 23:3-4
"Y contaréis para vosotros desde el día siguiente al primer día festivo, desde el día en que hubiereis traído la gavilla de la tenufá, siete semanas; (siete semanas) completas serán." Levítico/Vaikrá 23:15
Una forma de ver el tiempo en la tradición es sobre una línea imaginaria que tiene un inicio y un fin: es el tiempo que transcurre entre dos momentos de la historia. Desde la salida de Egipto hasta la llegada a la Tierra Prometida transcurren 50 años. A la vez, nuestro calendario describe el ciclo anual de festividades como una línea circular: cada año comienza con Pesaj y finaliza con la llegada del Pesaj siguiente. Eclesiastés describe este ciclo constante con la máxima: "Lo que ha sido, será: No hay nada nuevo bajo el sol".


Avraham Burg (en su comentario de Emor en Very near to you) propone que el tiempo judío es la combinación de una línea y un círculo: una espiral que vuelve al mismo punto y avanza a la vez.

Llendo más allá de esta idea, utilizamos múltiples espirales para inspirar nuestra receta semanal, agregando una salsa inspirada en la comida popularizada en la edad media por las profesionales más antiguas del mundo.


Hace un año:  Pan para Todos


Espirales de Rahab

Adaptada de Peter Kaminsky "Pasta Pete-a-nesca" en Culinary Intelligence. y en agradecimiento a Rahab (Josué 2:1)

Esta salsa acompaña muy bien la pasta integral.  Tiene ingredientes con mucho sabor y carácter que es muy fácil de tener siempre disponibles en casa.  Aunque no les gusten las anchoas, no dejen de probarla.  Las anchoas se deshacen en la salsa y pierden totalmente su carácter de pescado para transformarse en un ingrediente muy sabroso.

4 porciones


Calentar en una olla grande
3 cucharadas aceite oliva virgen extra
Agregar y saltear revolviendo hasta disolver las anchoas
2 dientes ajo picados
6 filetes de anchoas en sal

Agregar y saltear por un minuto
2 cucharadas alcaparras
1/2 taza aceitunas negras descarozadas

Agregar, revolver bien y cocinar tapado a fuego bajo por 15 minutos
Jugo de un limón
2 cucharadas azúcar rubia
2 latas tomate en conserva
Pimienta de cayena a gusto



Mientras se cocina la salsa:


Poner a hervir
4 lt agua
Agregar
500 gr tirabuzones integrales
Llevar a hervor y cocinar 9 minutos (al dente)

Cuando la pasta está pronta, pasar con un colador a la olla con la salsa.
Revolver bien.


Agregar
1/2 taza perejil picado
Servir con queso parmesano rallado.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario