jueves, 21 de enero de 2016

Beshalaj - garbanzos crocantes

En la parashá de esta semana los israelitas comienzan su travesía por el desierto y reciben alimento que les cae del cielo y lo llaman:
"Y la casa de Israel lo nombró man (maná); y era como simiente de cilantro, blanca"  (Shemot / Éxodo 16:31)
La palabra que se usa para describir el maná es "gad" - que significa cilantro o del latín coriandro. En israel hoy en día se usa la palabra "kusbara" igual que en árabe.
En casa plantamos cilantro que rápidamente dio flores y semillas que esta semana ya están prontas para cosechar.

Como muchas cosas en la vida, lo que nos cae del cielo es el fruto de nuestro trabajo y esfuerzo: plantamos, florece, da frutos y obtenemos semillas para el futuro. Esta semana, al leer el cántico de Miriam, nos acordamos y disfrutamos de los frutos de la siembra, el trabajo y la pasión de nuestra amiga Ría z"l. Lejaim!

semillas de coriandro del jardín
semillas en la planta antes de cosechar
















No nos caerá maná del cielo, pero tenemos unas buenas semillas para condimentar nuestra comida. Estos garbanzos parecen caídos del cielo de lo crocantes y sabrosos que quedaron. 

Garbanzos crocantes

Calentar el horno a 230°C

Poner sobre un colador para escurrir bien
  • 1 taza de garbanzos cocidos (ver nota). Pueden ser de lata.

Mezclar
  • los garbanzos escurridos
  • 2 cucharadas aceite virgen extra
  • 1/2 cucharita comino molido
  • 1/2 cucharita coriandro molido
  • Sal (si los garbanzos se cocinaron sin sal)


Poner en una asadera de horno.
Hornear 20 - 30 minutos  - moviéndolos cada tanto hasta que estén bien dorados.
Dejar enfriar y servir como snack, o como sustitutos de croutons con ensaladas o sopas.


Para cocinar garbanzos (o cualquier otro poroto)
Rinde 6 tazas de garbanzos cocidos

Poner 500 gr de garbanzos en una olla grande. La olla tiene que ser de un tamaño para que los garbanzos puedan triplicar su tamaño al cocinarse.
Cubrir de agua fría y lavar los garbanzos varias veces, retirando todas las cáscaras y garbanzos que flotan, y también si se colaron otras semillas como choclo.
Cubrir de agua los garbanzos dejando por encima por lo menos unos 5 cm de agua.
Agregar

  • 1 cucharita de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharita de sal
Llevar a hervor y hervir tapado, a fuego bien bajo, con un hervor suave, por 2 - 3 horas.
Cuidar que al hervir no se desborde la olla.
El tiempo va a depender de los garbanzos.  Si son más viejos demoran más en cocinarse. Si tuvieron tiempo de remojarlos la noche anterior, el tiempo de cocción va a ser menor (pero ¡quien se acuerda de remojar!) y también si tienen una olla a presión.

Es muy importante poner el bicarbonato de sodio para que se ablanden bien.
Al hervir a fuego bien bajo no se desborda y los garbanzos no se deshacen.

Ya sé que todas las recetas dicen que no hay que agregar sal, pero estoy leyendo The Food Lab de Kenji López-Alt donde demuestra científicamente que eso es un cuento, y que quedan mucho mejor cuando al agua de cocción se le pone sal.  La ventaja es que después, en las recetas que usamos los garbanzos no hay que agregar sal.  Lo comprobé haciendo hummus y en esta receta y quede convencida.

Los garbanzos cocidos se conservan muy bien en el freezer. Guardarlos en frascos tapados por el agua de cocción.






No hay comentarios.:

Publicar un comentario