jueves, 21 de febrero de 2013

Tetzave - aromas y colores

Parashá Tetzavé incluye una larga descripción del Mishkan (el Tabernáculo) y las prendas rituales de los Kohanim (los sacerdotes) con todo el detalle de sus colores (tejido de lana azul celeste, y púrpura, y carmesí) que se repite varias veces.

El final de este texto, nos introduce al altar donde se quema el incienso:
"Y Aarón quemará sobre él [mishkan] incienso de especias; todas las mañanas, cuando prepare las lámparas, lo quemará." (Shemot/Éxodo 30:7)
¿Cuál es el propósito de quemar incienso?  Desde una aproximación práctica es para contrarestar los malos olores de los otros sacrificios.  Pero el Rabino Avi Weinstein nos sugiere una especie de aromaterapía. El incienso está presente como un recordatorio agradable, y como inspiración para elevar nuestro espíritu.

Esta asociación nos recuerda las especies aromáticas que aspiramos al finalizar cada sábado con la ceremonia de Havdalá. El aroma agradable nos ayuda a mitigar la melancolía que sentimos al finalizar el Shabat y nos acompañará durante toda una semana hasta que llegue el siguiente. Esta semana compartiremos la ceremonia de Havdalá con nuestra querida Laila y todos los amigos que la acompañan desde Brasil, Israel, USA y el mundo.

La receta de esta semana incluye varias especies aromáticas: limón, cardamomo y azafrán. El cardamomo y el azafrán son de las especies más aromáticas que hay.  El azafrán es también fuente de un hermoso color amarillo. Combinados con las peras, resultan en un postre aromático y brillante, que nos recuerda las coloridas ropas de los Kohanim.

Peras con cardamomo y azafrán

Adaptado de “Jerusalem” por Yotam Ottolenghi y Sami Tamimi 

10 porciones


En una olla grande llevar a hervor revolviendo
750 ml vino blanco
Jugo de 1 limón (3 cucharadas) colado
1 taza (200 gr) azúcar
30 vainas de cardamomo aplastadas (para que se abran y dejen salir las semillas)
1 cucharita de hebras de azafrán
Pizca de sal

Agregar al almíbar
10 peras peladas y sin semillas (se sacan las semillas con un cortador de bolitas a través de la base).
Usar peras chicas y firmes.
Mientras se pelan las peras poner en agua con limón para evitar que se oscurezcan.

Cocinar tapadas a fuego bajo hasta que estén blandas, pero no desechas, de 15 a 40 minutos (probar con la punta de un cuchillo).
Cada tanto (10 minutos) dar vuelta las peras para que se cocinen parejas.
Si alguna está pronta antes, sacarla del almíbar para que no deshaga.

Cuando las peras están prontas retirarlas a una fuente.
Sobre fuego fuerte reducir el almíbar hasta que espese.
Volcar el almíbar sobre las peras y dejar enfriar.
Servir a temperatura ambiente acompañado de helado de vainilla.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario